Independiente de Jacinto Arauz superó a Huracán de Guatraché y se quedó con el Apertura en el Sur

Independiente de Jacinto Arauz se impuso a Huracán de Guatraché por 2 a 0 en la última fecha del Torneo Oficial de la Zona Sur, que organiza la Liga Cultural de Fútbol, y de esa manera se quedó con el torneo Apertura. Así, el Burgués es el segundo equipo culturalista clasificado al Torneo Provincial 2017, luego de que Belgrano de Santa Rosa lo lograra al obtener el Apertura en la Zona Norte. Además, los de Jacinto Arauz se garantizaron un lugar en la final de la Zona Sur, ante el vencedor del Clausura, que arrancará el próximo domingo.
Esta tarde, a Huracán le salió bien el planteo táctico en la primera etapa, de jugar con la ventaja y provocar el desgaste y los nervios de su rival. Dos líneas de cuatro bien paradas, que dificultaron mucho al local poder vulnerar. Y el medio se convirtió en la primera línea de enfrentamiento, donde se dirimió gran parte del partido y de donde fue difícil salir con claridad. Cuando la hubo, fue por la iluminación de Barragán o Caliba en los guatrachenses; Rivero o Ponfil en los araucenses.
Iban varios minutos cuando se produjo la primera situación de riesgo. Ruppel desbordó por derecha, mandó el centro pasado y el cabezazo de Reina que se perdió cerca del poste. Independiente también tuvo lo suyo en los pies de Acosta, que encaró en el área y remató ante el achique de Rivero que tapó; el rebote le quedó nuevamente a Acosta que la mandó al arco, pero el remate fue despejado por un defensor. Otra posibilidad la tuvo Reina, que le pegó desde afuera del área, pero la pelota se fue por arriba del travesaño.

Segundo tiempo.
En el complemento el local salió más tranquilo, pensando más. Existieron dos jugadas de riesgo en los primeros minutos. Una para la visita, pero Folgar logra sacar la pelota abajo, contra el poste. La otra de Rivero, tapándole el disparo a Rodríguez.
Y la visita tuvo esos minutos de desconcentración que cuestan caro. En un tiro de esquina lo perdieron a Rodríguez, que entró hacia el primer palo y en el área chica le cambió la trayectoria a la pelota para abrir el marcador. En el desconcierto visitante, Masson guapeó en el área, la pelota se le abrió demasiado hacia la izquierda y cedió hacia adentro, por donde entró Martini para poner el segundo. Y se terminó.
Como anécdota quedó la expulsión de Marino; la jugada de Acosta que gambeteó a todo el mundo y cruzó demasiado el remate al arco; la queja desde el banco visitante sobre ‘cuatro’ penales no cobrados por el árbitro (en algún caso puede tener razón); el incidente final donde un jugador de Huracán volvió del vestuario para agredir a un jugador de Independiente que se encontraba festejando con sus compañeros. El fuerte dispositivo policial evitó que pasara a mayores.

Compartir