Indígenas wayúu de Colombia buscan domar el arte del kitesurf

En el Cabo de la Vela, un remoto destino turístico en el extremo norte de Colombia, los indígenas wayúu buscan domar el arte del kitesurf, un deporte que además de desafío de competición ha devenido en fuente de ingresos en esa empobrecida región del Caribe.
“La idea es ayudar a la economía del lugar y sacar a los niños adelante. También fomentar el deporte en los niños wayúu de la región”, dijo a AFP el entrenador Martín Vega, quien abrió hace seis años una escuela de formación en el lugar, en la que ha entrenado a tres generaciones de indígenas.
Vega, nacido en el municipio caribeño de Puerto Colombia, explicó que algunos de ellos dictan incluso clases de este deporte a los turistas para sostenerse.
En las costas del mar azul y cristalino de La Guajira, 15 jóvenes wayúu de entre nueve y 22 años entrenan para participar en competencias de alto rendimiento.
La Guajira, fronteriza con Venezuela, es una de las regiones más pobres de Colombia y en ella habitan los wayúu, una etnia indígena que en los últimos ocho años vio morir a 4.770 de sus niños por problemas relacionados con el hambre y la falta de agua potable, según reportes recogidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Según Vega, por ser el punto más al norte de Sudamérica, la península de la Guajira cuenta con fuertes vientos constantes, lo que convierte a este lugar, “tan inhóspito y olvidado”, en uno “perfecto” para practicar este deporte.
Los wayúu “son fuertísimos (…) y no son de alta estatura, entonces son rápidos”, sostuvo el entrenador al explicar las facilidades de los aborígenes para practicar esta especialidad. (AFP)

Compartir