Industrias Rivera es pionera en la fabricación de hormigón

Industrias Rivera supo reinventarse y hoy es una Pyme líder en oferta de productos de hormigón premoldeado. Fabrican para la línea hogar y para la industrial y también se dedican a la metalúrgica y a la construcción.
La historia de la empresa es muy extensa. Y se divide en dos partes. Industria Rivera fue pionera en el Parque Industrial santarroseño y durante 32 años se mantuvo con un trabajo sostenido, a pedido del cliente y a baja escala. En 2009 la situación se complicó y dos años después el cambio de manos fue clave para redireccionar una Pyme que hoy ofrece una variedad de productos que la convierten en líder en nuestra provincia.
“A partir de 2011, cuando nosotros nos hicimos cargo de la firma, comenzó un proceso largo de ordenamiento, se fue tratando de reforzar o mejorar lo que estaba e innovar en cuanto producto y calidad. Rivera fue una empresa precursora del premoldeado de hormigón en La Pampa y el objetivo de la compra radicó en reabrirla y empezar, entre otras cosas, a capacitarnos para ampliar la gama de los productos. Hoy hacemos bloques de hormigón, bancos de plaza, nichos para cementerios, pérgolas, losetas y decks de hormigón símil madera, barras de exterior para patios. Hay muchas cosas, pero lo bueno es que el hormigón da para hacer lo que quieras, se puede hacer mucho”, asegura Leonardo Von Zedwitz, gerente general de Rivera Construcciones, que cambió de dueños pero no de nombre.
“La fábrica ya tenía un nombre así que seguimos de esa manera. Cuando llegamos había un galpón de 15 por 30 metros y nosotros hicimos uno de 15 por 40 y otro de 80 por 15. Se fue invirtiendo pero igual todavía falta porque la empresa no está a tope, pero estamos muy conformes con lo que fuimos logrando en estos seis años. Nuestros clientes más importantes son las constructoras, pero tenemos nuestros clientes particulares y buscamos ampliar ese mapa”, agregó el gerente, de 39 años, una edad promedio en una empresa que apuesta fuerte a la juventud.
El jefe de Producción, Juan Pablo Arosteguichar, tiene 34, y en la planta de 20 empleados que diariamente trabaja en el Parque Industrial son varios los y las Sub 40.
“Acá hay arquitectos, ingenieros y muchos jóvenes. Eso está bueno porque todos aportamos, opinamos, se participa. Los dos dueños (Dante Barrabasqui y Luis Kenf) nos dan esa apertura, en ese sentido funciona como una Pyme familiar”, contó Leonardo.
Para realizar un caño de desagüe pluvial -un ejemplo de los diferentes productos que se fabrican- se hace en principio una armadura de hierro con una especificación técnica. Una vez que se termina ese proceso, se suelda la armadura, se cilindra el hierro y se hacen parantes que se colocan encima de un encastre para amoldarlo, llenarlo de hormigón y, de esta forma, sacar el producto terminado. “El hormigón es pesado pero manuable por lo que se puede tener una gran inventiva”, explica Von Zedwitz.
Emprendimiento con ladrillos.
Industrias Rivera fabrica premoldeados de hormigón y productos metalúrgicos y a su vez desarrolla un emprendimiento de construcción e inmobiliario. Esa amplitud y variedad le permite apuntar a un proyecto integral como el que se construye sobre la calle Grassi y la avenida Palacios.
“Estamos haciendo un complejo de diez dúplex, un emprendimiento que empezamos hace seis meses. Es de 140 metros cuadrados, con tres habitaciones cada uno, cochera, office. Pensamos tenerlo listo para marzo del año que viene. Y una vez terminado la idea es preparar uno para muestra que tenga todas las cosas que nosotros hacemos, todo lo que es interior y exterior. Esas cosas te incentivan a buscar nuevos desafíos e innovar”.
El objetivo de la firma en el mercado de la construcción”es bipartito. Por un lado la promoción de los productos fabricados por nosotros mismos y por el otro la posibilidad de brindarle al cliente seguridad y confort en su nuevo hogar o inversión”, resaltó Von Zedwitz.
Vidriera a alta escala.
Constituida en un pilar de la producción privada, Industrias Rivera valora y resalta las posibilidades que ofrece una muestra como ExpoPymes, una gran vidriera para la cual la empresa se prepara durante un buen tiempo para exhibir todo su potencial.
“La de este año fue la tercera ExpoPymes en la que participamos. La verdad que nos fue bárbaro, porque no es que al otro día tenés una cola de clientes tocando el timbre, pero te sirve mucho para mostrarte, ver qué hace el otro, relacionarte con gente y conocer qué hay en la provincia. Uno descubre cosas que no tiene idea de que existen en La Pampa y que están buenísimas, y hay gente y productos realmente muy valiosos. En definitiva te permite interactuar con colegas y en realidad estamos todos detrás de lo mismo. Nosotros renovamos cada dos años y la muestra un poco nos marca el pulso de hacer algo nuevo. Este año estuve un mes y medio preparando lo que íbamos a mostrar”.
En la Expo la empresa lanzó el hormigón símil madera y entre algunos de los muchos productos que tienen en mente está la construcción de columnas de alumbrado público. También fabricaron el piso para una chanchería de Anguil.
¿Cómo ves el potencial Pyme y emprendedor de la provincia? ¿Hay un desarrollo en ese sentido?
Estoy convencido de que sí hay potencial. Siempre se habla de que somos una provincia de paso, y eso es así, pero justamente ahí creo que está la oportunidad. Tampoco hay que olvidarse que La Pampa es una provincia joven, nueva, con pocos habitantes, entonces es fundamental seducir a los empresarios para que se instalen, generar climas de inversión. Pero estoy seguro de que, de acá a diez años, el panorama va a ser otro. Va a haber una expansión, un crecimiento”.

Proyectos a gusto
Industrias Rivera cuenta con un predio de 1.5 hectáreas y se ubica al ingreso del Parque Industrial, en paralelo a la ruta nacional 35. Allí se construye y también trabaja el equipo de diseño y asesoramiento profesional que está puesto a disposición del cliente para hacer real sus propios proyectos. En la página web se puede encontrar toda la información necesaria: www.industriasrivera.com.ar
“Hace un tiempo le hicimos a un hotel de Eduardo Castex una barra de tres metros con unos bancos y el dueño me mandó la foto de la inauguración. Estaba re chocho y como es arquitecto enseguida me propuso hacer otra cosa. Ese acercamiento está bueno, poder trabajar con lo que el cliente quiere desarrollar es algo que nos gusta mucho”, explicó el gerente de una empresa que provee a distintos municipios de la provincia como Macachín, Ingeniero Luiggi, Doblas, Toay.