Intensa búsqueda del mochilero argentino desaparecido en Perú

Al menos 30 personas continúan buscando en Perú a Federico Farías, el mochilero argentino desaparecido desde hace veinte días cuando intentaba llegar a las ruinas de Machu Picchu por un camino alternativo.
Según informó la Cancillería argentina ya se realizaron búsquedas en centros de salud, hospitales y morgues en las localidades de Santa Teresa, Santa María y Quillabamba, pero de ninguna de ellas se obtuvieron datos que permitan averiguar qué paso con Farías.
De acuerdo con el último reporte que envió el consulado argentino en Perú, unas 30 personas participaban del operativo, recorriendo las zona de Machu Picchu y Santa Teresa, en el departamento de Cusco.
Pero además, se sumarán a la búsqueda expertos en desastres naturales que llegaran desde Lima, según confirmaron también fuentes de la policía local.
De todos modos, la mamá de Federico, Alejandra Gazxtelu, insistió en reclamar a las autoridades argentinas y peruanas para que se involucren en la búsqueda de su hijo. Consultada por Télam, se quejó porque “si llueve, no hay nadie buscando en la montaña, mi marido está allá y sabemos que no lo están buscando”.
Desde la Cancillería aseguran que el consulado está en permanente contacto con la comisaría de Urubamba y especificó que el grupo de búsqueda de Machu Picchu cuenta con “cuatro expertos de alta montaña, funcionarios del Ministerio de Cultura, guardaparques voluntarios y 13 policías de la comisaría de Urubamba”.
Asimismo, el otro grupo de búsqueda, del distrito de Santa Teresa, tiene cuatro expertos, tres policías y cuatro voluntarios, según fuentes oficiales.
“Tenemos personal especializado del Machu Picchu y de Santa Teresa, policía nacional especializada en alta montaña y, para tranquilidad de la familia, hay puestos de vigilancia del ministerio de Cultura que controla la policía activa en la búsqueda”, informó a Télam el policía Darwin Vazquez Carguadupei, de la comisaría local.
El pasado 4 de mayo Federico Alejandro Farías, quien desde hace un año viajaba por Latinoamérica, perdió contacto con su familia mientras se dirigía a Machu Picchu por el camino alternativo de “La Hidroeléctrica”. Desde entonces, vienen reclamando que se designe profesionales para realizar la búsqueda.