Investigan espectacular plan para rescatar al narco ‘Mi Sangre’

Los investigadores de la presunta fuga que planeaba el sindicado lí­der narco colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias “Mi Sangre”, detenido en Argentina desde 2012, creen que un grupo comando lo iba a rescatar del penal de Ezeiza tras un ataque planificado, informaron a Télam fuentes de la pesquisa. Por este tema, hace minutos se conoció la decisión de echar al director del penal.
El director del penal de Ezeiza, Héctor Retamozo, y otros dos funcionarios fueron pasados a disponibilidad esta tarde, informaron fuentes del Servicio Penitenciario Federal.
“Mi Sangre” tenía en su poder un teléfono celular y estaba por obtener un mapa con la ubicación detallada de comisarías y dependencias policiales próximas a la cárcel de Ezeiza, por lo que autoridades judiciales y penitenciarias creen que planeaba fugarse, informaron fuentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF).
Ambos objetos fueron detectados este viernes por personal del SPF, quienes por su estatus de “interno de alto riesgo” someten a “Mi Sangre” a controles de seguridad exhaustivos especiales.
Según dijeron los voceros consultados, el mapa le fue secuestrado a su abogada defensora, María Gabriela Ricagno, entre distintos papeles que presentó ante la requisa en el momento en el que ingresaba este viernes a visitar a su cliente, en el pabellón de máxima seguridad del penal de Ezeiza.
El teléfono, en tanto, fue incautado durante una revisión en la celda de López Londoño.
A partir de ambos elementos, las autoridades sospechan que “Mi Sangre” estaba organizando fugarse de la cárcel y apartaron a los efectivos penitenciarios encargados de su custodia hasta que se lleve adelante una investigación interna que determine si prestaron colaboración para hacerse con el celular.
De acuerdo con fuentes penitenciarias, las sospechas acerca un intento de evasión del sindicado narco colombiano se acrecientan por su situación procesal, ya que López Londoño apeló el fallo del juez federal 2 Sebastián Ramos, que en mayo resolvió su extradición a Estados Unidos, y actualmente aguarda la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación por su caso.
López Londoño fue apresado el 30 de octubre de 2012 cuando cenaba junto a allegados y custodios en el restaurante “Fettucine Mario” del partido bonaerense de Pilar.
El operativo de detención estuvo a cargo de la entonces Secretaría de Inteligencia (SI), que contó con la colaboración de la Dirección de Policía Judicial Colombiana y de Interpol Colombia.
López Londoño, que había ingresado diez meses antes a la Argentina, tenía pedido de captura internacional, acusado de ser jefe del cartel “Los Urabeños”, y estaba negociando desde hace algunos meses su entrega ante la Justicia de su país.
Pese a que Estados Unidos pidió formalmente su extradición apenas dos meses después de la detención, la defensa de “Mi Sangre” presentó numerosos recursos ante la Justicia para recusar a distintos jueces que iban interviniendo en su causa.
Además, logró suspender en dos ocasiones el juicio que debía efectuarse antes de ser enviado al tribunal de Florida, ya que su intención es quedarse en el país, donde viven su esposa y sus hijos. (Télam)