Jóvenes argentinos usaron cenizas volcánicas en cultivos y fueron finalistas de Google Ciencia

Tres jóvenes argentinos resultaron finalistas a nivel regional de la Feria de Ciencias de Google con un proyecto en el cual probaron la utilidad de cenizas volcánicas en la horticultura -como sustrato para el cultivo de rabanitos-, y así manifestaron encontrarle “el lado positivo” a la erupción del volcán chileno Calbuco en abril de 2015, que afectó el norte de la Patagonia.
“La caída de ceniza fue un gran impacto para nuestra región del cual nos costó levantarnos. Trajo mucho mitos en la sociedad y uno de ellos es que la ceniza no ayudaba al crecimiento de las plantas. Pero esto no es verdad ya que nosotros demostramos que producir con ceniza no afecta al crecimiento de las plantas”, explicó a Télam Jeremías Porma Favre, de 16 años y oriundo de Junín de los Andes, integrante del equipo argentino.
El 22 y 23 de abril de 2015 la zona fue afectada por la erupción del Calbuco, que depositó una gran abundancia de ceniza volcánica y generó escasez de agua durante el período de crecimiento de las plantas. A raíz de ello Favre, Martín Arce y Félix Aliaga -estudiantes de una escuela secundaria agrotécnica de Neuquén-, coordinados por su docente Ana Prieto, estudiaron el comportamiento de las cenizas en cuanto a la capacidad de retención de agua y el aporte de nutrientes.
Su proyecto resultó finalista del Premio al Impacto Comunitario de América Latina -que fue ganado por un estudiante brasilero- y actualmente compite para ser finalista global de la Feria de Ciencias de Google 2016, cuya decisión se conocerá el 18 de agosto.
“Esta es la sexta edición del ‘Google Science Fair’, la feria de ciencias más grande del mundo. Se reciben unas miles de aplicaciones on line de todas partes del mundo y cualquier chico o chica de entre 13 a 18 años puede presentar un proyecto (individual o grupal). La idea es impulsarlos en la ciencia”, explicó en diálogo con Télam Florencia Sabatini, gerenta de Comunicaciones de Google Argentina.

Entusiasmar.
“Hay un talento local y grandes valores de la ciencia y la innovación. Nuestra misión es entusiasmar a las nuevas generaciones en estos ámbitos”, destacó la ejecutiva.
En el proyecto de los tres chicos se comparó la fertilidad, retención hídrica y crecimiento de rabanitos en huerta al aire libre y en invernadero utilizando los siguientes sustratos: ceniza volcánica, compost, guano y suelo testigo.
Luego de la fase de experimentación y medición, los jóvenes investigadores probaron que “la ceniza volcánica proveniente del volcán Calbuco es apta para el crecimiento de rabanitos ‘Raphanus sativus’ al igual que otros sutratos, ya sea para su uso en huertas al aire libre o en invernadero”.