Juez de Necochea respaldó la decisión de su hija de cultivar cannabis para uso personal

Un juez penal del fuero de Necochea se manifestó “orgulloso” de su hija, una mujer de 31 años que es madre, abogada y cultiva marihuana para consumo propio.
“Soy juez penal y mi hija cultiva marihuana”, sostiene en una columna publicada en un sitio web Mario Juliano, magistrado del Tribunal en lo Criminal 1 de Necochea.
Admitió que “en otras épocas, quizá no tan remotas, esta circunstancia hubiese concitado la preocupación familiar, el temor a ver a nuestros hijos sumidos en el vicio, frustrando su juventud”, para obligar a la actual abogada, llamada Luz, a tratarse e internarse.
“Sin embargo, estoy orgulloso de mi hija y de su opción de vida, y tengo la certeza que difícilmente se verá involucrada en situaciones riesgosas relacionadas con las drogas”, mantuvo en la columna publicada en en el sitio “Cosecha roja”.
Juliano contó que su hija lo relacionó “con otras chicas y chicos que también cultivan y consumen marihuana”.
“Deportistas, artistas, comerciantes, empleados, padres y madres de familia, hijos, tíos, sobrinos. Personas que se levantan todos los días temprano para ir a trabajar y procurarse el sustento. Muchas de ellas que se comprometen con el dolor ajeno y comparten su cannabis para ser utilizado con fines medicinales”, explicó.
Señaló además que aprendió que “detrás de esta opción de vida existe una profunda lucha por afianzar los beneficios de la libertad, como manda el Preámbulo de la Constitución”.

Orgullo de familia.
Por su parte la hija del juez también publicó un artículo en el mismo medio en el que asegura sentirse “orgullosa” de su familia por respetar su “opción de vida”.
Luz Juliano señaló que fuma marihuana desde hace diez años porque le “gusta”, le hace sentir “bien” y porque se siente dentro de la “cultura cannábica”, y de declara “usuaria recreativa y también medicinal”.
“La cultura cannábica sólo me dio cosas buenas, aprender a cultivar te enseña a tener paciencia y saber esperar. A fijarte en los detalles, prestar atención y respetar la naturaleza.
Cultivo mis plantas porque no quiero recurrir a un transa que me va a vender un producto de mala calidad”, explicó.
“El hecho de que tener plantas sea ilegal te obliga a convivir con ciertas dificultades y temores. Pero se que no estoy haciendo nada malo, no perjudicó a nadie. ¿Porque tengo que seguir una ley sin sentido?”, agregó. (NA)

Compartir