Assange perdió una nueva batalla judicial

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, perdió una nueva batalla judicial hoy ante la Justicia sueca, al serle denegada la anulación de la orden de detención que lo mantiene refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2010. Por octava vez en seis años, un tribunal sueco desestimó un recurso del ex hacker australiano para evitar la extradición del Reino Unido a Suecia por cargos de violación se remontan a 2010.
Per Samuelson, uno de sus abogados suecos, anunció inmediatamente en un correo electrónico enviado a la AFP que recurrirían la sentencia del Tribunal de Apelación de Estocolmo ante el Tribunal Supremo de Suecia.
“Lamentamos que los tribunales suecos no tengan en cuenta la recomendación del grupo de trabajo de la ONU de poner a Assange en libertad”, señaló. Este informe, publicado en febrero, lo consideraba víctima de una “detención arbitraria”. Los letrados ya perdieron en primera instancia un recurso basado en esta argumentación porque su cliente se podía sustraer a un eventual proceso.

Mala salud.
La víspera de la decisión de la justicia sueca, WikiLeaks difundió elementos del expediente médico de Assange, que indican que su salud se degradaba en junio al empezar su quinto año de reclusión en la Embajada de Ecuador, confinado en una austera habitación de 18 metros cuadrados. “La salud mental de Assange puede deteriorarse con el tiempo si sigue en la situación actual”, advierte WikiLeaks, que menciona también problemas de dentales y en el hombro.
En su sentencia hecha pública hoy el tribunal reconoce que la lentitud del proceso y “la pasividad de los investigadores” suecos son “argumentos a favor” de retirar la orden de detención. Pero insiste en que existe el “riesgo de que escape a un proceso judicial o a una condena” y señala que “los hechos de los que es sospechoso son relativamente graves, y el interés general es que la investigación prosiga”.

Compartir