La alegría y la emoción de recibirse después de los 40

Más de medio centenar de estudiantes cumplieron una etapa y lograron obtener su título universitario. Entre ellos está Angel y María Estela que obtuvieron sus diplomas a los 47 y 42 años, respectivamente.
En el Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa se llevó a cabo ayer por la tarde el acto de colación de 59 graduados de las diversas facultades que la UNLPam tiene en la ciudad de Santa Rosa.
Dos de las historias más emotivas fueron las de Angel Ariel Verbeke y María Estela Pacheco que a los 47 y 42 años, respectivamente, se recibieron de “Licenciado en Enfermería” y “Profesorado en Historia”.
A pesar de haber seguido carreras diferentes, Angel y María Estela tienen muchas cosas en común. En momentos donde estaban por bajar los brazos, se aferraron a sus familias y con el apoyo de ellos y de los compañeros de clases pudieron cumplir el sueño de recibir un título universitario.
Acompañado por su familia, Angel se mostró muy feliz por cumplir su meta. “Fue un día muy emotivo”, indicó con lágrimas de alegría en diálogo con LA ARENA.
_web gaduados40
“Uno siempre tiene que perseverar y esto es el triunfo de seguir luchando y nunca bajar los brazos”, sostuvo en las escalinatas de la UNLPam tras sacarse fotos con sus seres queridos.
“Esto pudo ser gracias a mi familia y a mis hijos. He dejado muchas cosas en mi vida, pero era para un logro que es ser licenciado en enfermería. Esto es para brindar apoyo a la sociedad y aportar todos mis conocimientos en beneficio de ellos”, manifestó.
“Soy especialista en heridas, trabajo de lunes a viernes en un consultorio en el servicio de guardia del Hospital Lucio Molas. Diariamente trabajamos con un promedio de atención de entre 26 y 27 pacientes que tienen heridas difícil de cicatrizar”, contó.
“Acá en la Universidad no somos un número más. Es una universidad gratuita y en otros países no tienen este privilegio. En países muy cercanos las universidades son pagas y como argentinos tenemos que sentirnos orgullosos de poder estudiar de manera gratuita”, concluyó.

A pura emoción.
Por su parte, María Estela es santarroseña, docente de artes visuales y tiene 42 años. Comenzó la carrera de “Profesorado en Historia” en 1992 y logró recibirse en 2016. Ella se ganó el aplauso de todos los presentes al subir a recibir su diploma, acompañada de su hijo y una sobrina.
“Fue un momento muy emotivo para mí, para mi familia y para quienes me acompañaron. Comencé a estudiar en 1992, los primeros tres o cuatro años los hice bien y después iba rindiendo de a uno o dos finales”, sostuvo.
_web gaduados41
“Cuando uno trabaja y decide formar una familia, hay muchas personas que pueden seguir estudiando y a otros nos lleva más tiempo, a mí me llevó 24 años, pero pude cumplir con el sueño de tener un título universitario”, expresó en la entrada del Aula Magna, mientras recibía las felicitaciones de todos.
“Destaco el acompañamiento porque en la Universidad Nacional de La Pampa uno no es un número más, sino una persona, puede tener relación con el docente y eso ayuda mucho a poder terminar la carrera”, agregó.
“En el último trecho me quedaban tres finales y este año me decidí a rendirlos y terminar la carrera. La idea es perfeccionarme en historia del arte y unir las dos carreras”, finalizó emocionada.