La aventura de disfrutar el río

TURISMO PRESENTO RECORRIDO AVENTURA POR EL RIO COLORADO

La Subsecretaría de Turismo de la Provincia de La Pampa inauguró la temporada de turismo orientado a los buscadores de experiencias nuevas, los amantes de la naturaleza y apasionados por la aventura.
Quienes tengan la necesidad de vivir la naturaleza “en vivo y en directo”, poner a prueba sus propios límites, ésta es la alternativa que ofrece la provincia.
En Casa de Piedra, el embalse alberga el lago artificial de 55 km de costa y una superficie de 36.000 hectáreas, con costas de suave pendiente, lo que lo hace muy atractivo para la práctica de actividades náuticas y de pesca.
En este escenario se dio inicio a la temporada de turismo aventura en la modalidad embarcación.
Un grupo de expertos, encabezado por Juan Pablo “Pollo” Pollack, un reconocido guía de montaña e instructor de deportes extremos, guió a un contingente para disfrutar de un recorrido de más de 20 kilómetros por el cauce del río Colorado.
Un equipo periodístico de LA ARENA participó de la travesía, recogiendo impresiones propias y de los demás participantes de la jornada a pleno sol y remo que se vivió en el sur provincial.
La salida se hizo desde el embalse Casa de Piedra, al sur de la villa homónima. Veinte personas formaron dos grupos para realizar el recorrido embarcados en kayak con el río en bajante.
La mayoría de los integrantes que formaban el grupo carecía de conocimientos y experiencia en lo relativo al deporte náutico, lo que otorgó a la expedición una cuota de inquietud y sorpresa.
De la partida fueron el subsecretario de Turismo de la provincia, Lautaro Córdoba y su grupo de trabajo dependiente del organismo provincial que no escatimaron esfuerzos para hacer de la travesía una experiencia agradable. También participó el flamante Director de Juventud de La Pampa, Alexis Gigena como también el personal que reviste tareas en el ente comunal.
El ministro de desarrollo territorial Martín Borthiry se hizo presente y dio la bienvenida a los visitantes y desarrolló una alocución en la que manifestó la necesidad de apuntalar y fomentar el turismo y las economías regionales para darle empuje y dinámica a la actividad en la provincia.
Durante el desayuno se impartieron recomendaciones por parte del equipo de profesionales encabezados por Pollak. Normas de seguridad, posiciones en los kayaks, qué hacer si la embarcación se voltea y por supuesto, para los neófitos, las técnicas de remo.

La salida.
El antiguo obrador desde el que se dio comienzo a las obra de la Presa Embalse Casa de Piedra, fue el punto de inicio del recorrido náutico que se dividió en dos etapas de casi 10 kilómetros cada una. Asignados los grupos que serían de la primera partida, comenzó la actividad.
Un río calmo con pocos sectores de rápidos propició un recorrido por demás atractivo. Un cielo despejado y la casi ausencia de vientos se conjugaron para poder disfrutar aún más la experiencia.
El marco y protagonista excluyente es la naturaleza que abraza al remero durante el recorrido. Por las curvas e islotes del río, jotes observando desde los alpatacos y piedras, cisnes de cuello negro, lechuzas, chimangos y alguna nutria sin temor se acercaba a los botes y era el momento de poder contemplar una pampa casi desconocida para la mayoría, en un río con aguas cristalinas y vegetación con fauna en abundancia.

En tierra.
Luego del recorrido que se desarrolló en un ambiente alegre y con algunas que otras “caída” al agua, se arribó al final de la aventura en la que su punto final es el Puesto de Giles. De repente, decenas de cabritos aparecen en la costa como dando una bienvenida y perros que corren por la costa ladrando y saltando a la espera de los visitantes. En la costa, el resto del equipo de apoyo y personal de Pampa 4×4 esperaba junto al encargado del puesto para brindar la recepción.
Después de las fotografías de rigor y con los rostros mojados y sonrrojados por el brillante sol de la jornada, todo el contingente se subió a las camionetas para participar de un recorrido de vuelta por las huellas y senderos sorteando guadales, badenes, charcos de barro y saltos.
Antes de arribar a la villa para el almuerzo se mostró a los visitantes la obra de energía eléctrica del Polo Productivo Casa de Piedra, lindante al embalse, para brindar agua a 1.000 has en el sector norte, con riego presurizado, donde se cultivan vides, olivos y nogales; destinadas a plantaciones de alto nivel de rentabilidad.
Ya de regreso a la Villa, se cerró la jornada con un exquisito asado de cordero y carne vacuna que ayudó a reponer las energías luego de una experiencia deportiva y turística que permitió conocer éste atractivo que ofrece La Pampa para todo aquel que desee visitarla y vivirla.