La Cámara Argentina de Comercio pide una reforma integral de la Ley de Tarjetas de Crédito

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios volvió hoy a pedir la concreción de una reforma integral a la Ley de Tarjetas de Crédito, en el marco de una reunión mantenida con el jefe del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, Héctor Recalde.
La entidad empresaria dijo que la modificación obtenida en el Senado sobre el tope de aranceles que pueden cobrar las operadoras comerciales a los comercios, en los términos propuestos, “si bien es un avance, el mismo no es suficiente”.
“La reforma debe ser integral y tener en cuenta la apertura del mercado de adquirencia, de procesamiento y de financiamiento con el fin de evitar la integración vertical y el abuso de posición dominante que generan, tanto la distorsión de precios e intereses excesivos –que afectan a consumidores como al comercio y a la prestación de servicios–, como ineficiencias, falta de innovación tecnológica y falta de incentivo a la bancarización de las transacciones”, expresaron desde la CAC.
Para la cámara que nuclea a comercios y servicios “resulta fundamental” establecer la base de cálculo del arancel, los plazos de pago, los montos máximos de interés y la posición del Poder Legislativo en materia de competencia.
Con el objetivo de mejorar la competencia del sector y disminuir los costos operacionales y financieros asociados a los medios de pago electrónicos, la entidad se reunió hoy con el diputado Héctor Recalde para presentarle las propuestas de modificación de la Ley 25.065 -Tarjetas de Crédito-.

“Operatoria imperante”.
El sistema vigente que da contexto legal y normativiza la utilización de las denominadas tarjetas de crédito y débito como medio de pago “tiene en la operatoria imperante la evidencia de la concentración de algunos actores intervinientes en la estructuración del sistema financiero referido, situación que impacta de manera gravosa y perjudicial en los consumidores y en el desarrollo de la actividad económica”, enfatizó la asociación.
Además, uno de los reclamos que abanderó la cámara, estuvo vinculado a los altos costos del sistema para el sector comercial y los usuarios, que “exceden significativamente los existentes en América Latina, aún más, en los existentes en Europa y América del Norte como producto del abuso de la posición dominante en razón de la falta de competencia”.
“Debe tenerse presente que el circuito que enmarca la utilización de tarjetas de crédito y tarjetas de débito como medios de pagos representa aproximadamente el 12% del Producto Bruto Interno (PBI) de la economía nacional”, puntualizó al finalizar la CAC. (Télam)

Compartir