La canciller Malcorra, candidata a la secretaría general de Naciones Unidas

El gobierno oficializó hoy la postulación de la canciller Susana Malcorra para la secretaría general de Naciones Unidas y destacó sus “condiciones y capacidades” para el cargo, aunque desde el oficialismo admiten que sus chances “son pocas” porque la competencia es “muy variada y difícil”.
Tras varias semanas de declaraciones que indicaban una inminente postulación, la Casa Rosada emitió esta tarde un comunicado oficial en el que anunció la nominación formal de Malcorra por parte del presidente Mauricio Macri -las candidaturas deben estar respaldadas por los gobiernos inexorablemente-.
El Presidente destacó que la experiencia diplomática de la canciller contribuirá a aportar “soluciones creativas” ante los desafíos que enfrenta la organización y aseveró en la nota que “el Gobierno argentino está convencido de las condiciones y capacidades de la señora Malcorra, que le permitirán cumplir con creces las funciones del cargo de​ Secretaria ​General de las Naciones Unidas”.
La postulación quedó formalizada a través de una carta que el Jefe del Estado envió al Presidente de la Asamblea General del organismo, Mogens Lykketoft, y al titular del Consejo de Seguridad, Amr Abdellatif Aboulatta.
Macri recordó que la ministra, de 61 años, nacida en Rosario y graduada como ingeniera electrónica, cuenta con una larga trayectoria profesional en los sectores público y privado, incluida la tarea que cumplió en la ONU durante más de una década (hasta diciembre fue la jefa de asesores de Ban Ki-moon).
El Presidente subrayó que las Naciones Unidas enfrentan hoy “grandes desafíos en un mundo cada vez más complejo” y apuntó que “en ese contexto es necesario” implementar soluciones que garanticen “la paz, la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos”.
Asimismo, reivindicó la asociación entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil a partir de “una visión integrada y más global” y agregó que “el doble objetivo de la prevención y la sostenibilidad debe ser la base de todas las agendas que la Organización lleve adelante”.
Fuentes del Ejecutivo remarcaron a Télam que la postulación con Malcorra “fue pactada con ella ya en diciembre pasado”, cuando Macri y la entonces funcionaria de la ONU conversaron para que ella aceptara el cargo de canciller.
El líder de Cambiemos cumplió con la promesa y la postuló, a sabiendas que es una funcionaria difícil de reemplazar: la abrumadora mayoría de los dirigentes oficialistas señalan la política exterior como el mayor logro de Macri durante sus cinco meses de gobierno, y señalan a Malcorra como una de las claves por el nivel de contactos internacionales y su rol en el acceso a los principales capitales del mundo.
Sin embargo, fuentes de la Casa Rosada admitieron a Télam que “las chances de que resulte electa son pocas” porque hay muchos competidores, y echaron por tierra las especulaciones de que ya se esté analizando su reemplazo -en los últimos días comenzaron los rumores sobre Ernesto Sanz, Fulvio Pompeo y hasta el propio Marcos Peña-.
Además de la ministra argentina, hay otras candidaturas de peso, como la de la neozelandesa Helen Clark, actual administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), el tercer cargo en importancia dentro de la ONU; la canciller colombiana, María Ángela Holguín; la mexicana Alicia Bárcena Ibarra, que está al frente la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y la actual secretaria Iberoamericana y exvicepresidente de Costa Rica, Rebeca Gryspan.
Malcorra cumplió variadas funciones en su pasada gestión como funcionaria de la ONU, entre ellas, la jefatura de operaciones y la dirección ejecutiva adjunta del Programa Mundial de Alimentos, y la ​Jefatura de Gabinete del Secretario General.
Estuvo vinculada desde sus comienzos con la elaboración de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y cuenta con conocimiento y capacidad para promover su implementación en todo el mundo.
De ser electa Secretaria General Malcorra sería la primera mujer que asume el cargo desde que la ONU fue creada en 1945, en tanto que América Latina volvería a ocupar el puesto por segunda vez. El único representante de la región que lo ejerció fue el peruano Javier Pérez de Cuéllar (1982-1991).
Según el comunicado oficial -emitido tanto por Casa de Gobierno como por la Cancillería-, la nominación de Malcorra es una “una ratificación del valor del multilateralismo como forma de relación entre los Estados, con reglas y obligaciones comunes”. (Télam)