La Corte Suprema reconoció el derecho de un exiliado a ser indemnizado por el Estado

La Corte Suprema de Justicia de la Nación reconoció el derecho a reclamar al Estado una indemnización al hijo de un militante peronista exiliado en Suecia durante la última dictadura, ya que la familia fue forzada a dejar el país.
El máximo tribunal rechazó un recurso extraordinario presentado por el Estado y convalidó el fallo de la Sala V de la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo, en el que reconoció el derecho a reclamar un resarcimiento por todo el tiempo que el grupo familiar pasó fuera de Argentina
La demanda había sido presentada por el ingeniero químico pampeano Martín Solé, hijo del militante peronista Miguel Solé, ex funcionario del Ministerio de Educación de la Nación durante la gestión de Jorge Rodríguez, en la segunda presidencia de Carlos Menem.
En el fallo emitido en marzo pasado, la Sala V de la Cámara Federal consideró que la familia Solé se vio obligada a dejar el país ante la existencia de un peligro real a la vida del padre, sobre quien pesaba un pedido de captura, ya que era considerado miembro del grupo guerrillero Montoneros. Martín Solé regresó al país en 1984, con ocho años de edad.
El Estado apeló el fallo, que pasó a la Corte Suprema de Justicia, que convalidó lo que dijeron los jueces de la Sala V de la Cámara Federal Contencioso Administrativo.
Martín Solé difundió una nota dirigida al ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, en el que le advierte que la Corte “rechazó el recurso extraordinario” presentado por el funcionario en representación del Estado. El fallo “reconoce mi exilio y mi derecho a ser indemnizado por el Estado”, manifestó.

Reprochó la apelación.
El demandante reprochó al ministro que haya apelado la medida de la Cámara por opinar que “no es saludable para nuestro pueblo”.
“No es saludable para nuestro pueblo que la Dirección de asuntos Jurídicos a su cargo cada vez que le es remitido un informe favorable a la reparación se niegue a concederla sin argumentos válidos, casi que es una obscenidad y falta de respeto por quienes sufrimos la persecución del Estado del que formamos parte”, sostuvo.
“No quiero que ni un exiliado más tenga que dar tantas vueltas para recibir lo que le corresponde por derecho. Quiero que cada uno de ellos pueda ser reparado como dice la ley sin necesidad de tener un asesor letrado porque es oneroso para nuestra parte y ese servicio lo tendría que brindar el Ministerio de Justicia”, opinó.

Compartir