La CPE sigue esperando una respuesta

EL ENACOM HABILITO A DOS COOPERATIVAS PARA TELEFONIA MOVIL

El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) inscribió a dos cooperativas de las provincias de Río Negro y de Buenos Aires en el Registro de Operador Móvil Virtual (OMV), una decisión similar a la que está esperando desde hace tres años la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE) de Santa Rosa.
En la última reunión del Directorio del Enacom, se dio luz verde a los planteos de la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos, Sociales y Viviendas El Bolsón Limitada y de la Cooperativa Limitada de Provisión de Servicios Eléctricos, Obras y Servicios Públicos; Asistenciales y Créditos Vivienda y Consumo de Trenque Lauquen.
“Hemos pedido la licencia junto a un grupo de cooperativas de telecomunicaciones del país, a través de la Catel, para obtener las licencias, no lo hicimos en forma individual”, afirmó ayer el presidente de la CPE capitalina, Oscar Nocetti, agregando que el planteo tiene alrededor de tres años de demora en el Enacom.
“Si nos dan la licencia, podremos ser operador móvil con red propia, solo deberíamos firmar acuerdos de interconexiones con otras empresas operadoras para las comunicaciones que se realicen afuera de Santa Rosa y Toay. Solo se necesitaría a quienes quieran pasarse a la CPE cambiar el chip del celular para conectarse a nuestros equipos wi fi”, dijo.

Más barato.
Además, el dirigente santarroseño explicó a LA ARENA que “nuestra idea es tener facturas que sean más transparentes y con valores más bajos” porque “lo que se cobra actualmente en el servicio de telefonía celular es desmesurado y los organismos internacionales ponen a la Argentina entre los países con las tarifas más caras”.
Consultado sobre las inversiones necesarias para brindar el servicio de telefonía móvil, Nocetti manifestó que la entidad pampeana presentó ante el Enacom, al igual que otras cooperativas de Catel, los proyectos técnicos correspondientes. “A medida que el dólar siga cambiando, la inversión varía también”, añadió.
Un OMV es una entidad de telecomunicaciones que consigue una concesión de espectro de frecuencia y por tanto, carece de una red propia. Para dar servicio debe recurrir a la cobertura de red de otra empresa con red propia, con la que debe suscribir un acuerdo.
Al no tener redes propias, los OMV concentran su actividad en la comercialización y la atención al cliente, por eso suele ser un servicio prestado por empresas que tienen amplias redes comerciales. Aunque no tendrán redes móviles 3G y 4G propias, para ser OMV las empresas interesadas deberán invertir en la plataforma tecnológica para dar servicio, equipos de datos y conmutación que permitan cursar las llamadas.