“La empresa no cumplió con la curva que había propuesto”

El gobierno provincial, a través del ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Bargero, explicó que la rescisión del contrato con la UTE formada por Eleprint SA, Tecma SA e Iaco Construcciones SA, que tenía a cargo la obra del hospital de Alta Complejidad, obedeció a que la misma no cumplió con las condiciones exigidas en el pliego, ni siquiera pese a que se le concedió una prórroga en el plazo estipulado originalmente para la finalización.
La obra se licitó en 2014 y en febrero de ese año se firmó el contrato de adjudicación con un plazo de ejecución de 700 días y un monto de alrededor de 335 millones de pesos. A junio de este año, cuando el hospital debió estar listo, la obra apenas estaba en el 46% de su totalidad. En junio del año pasado se le había extendió el plazo por 109 días.
“Estaríamos hablando de un plazo total de 809 días. Si uno observa el desarrollo de la curva de trabajo de inversión, podemos ver que en los primeros cinco meses prácticamente no se hizo ni siquiera un punto de avance de obra, con lo cual la empresa no cumplió con la curva que ellos mismos habían propuesto”, explicó hoy Bargero.
El ministro afirmó que el decreto firmado por el gobernador Verna “ordena al Ministerio de Obras Públicas a continuar inmediatamente la obra” y que el mandatario le ordenó que en la segunda quincena de octubre se licite nuevamente un contrato para avanzar lo antes posible en un tema de interés para la salud de los pampeanos.
A su turno, el asesor letrado de Gobierno, Alejandro Gigena, indicó que se viene registrando desde el principio un incumplimiento de los plazos contractuales y desestimó los argumentos de la empresa para justificar los retrasos: “Dicen que fueron por las devaluaciones de enero de 2014 y diciembre de 2015, pero en enero de 2014 la obra no había sido adjudicada y cuando se le dio la extensión del plazo, el 30 de junio de 2015, no requirió ni dejó expresada la necesidad de modificar el monto de la obra”.
Además, aclaró que el gobierno provincial no podía renegociar los montos con la UTE porque la ley no lo permite. “No existe posibilidad de renegociación en el marco del contrato y de la ley porque el sistema de redeterminación de precios prevé la posibilidad de aumento de precio del contrato en tanto haya modificaciones probadas de los insumos del contrato, no por encima de eso” enfatizó.
Por último Gigena indicó que, atento a que la decisión de rescindir el contrato se tomó a partir de los incumplimientos en los que incurrió la empresa, es ésta la que deberá pagar la diferencias entre el viejo y el nuevo contrato y no el gobierno.

Compartir