La familia tuvo contacto con mujer sordomuda y su hija de 6 años pero no saben dónde están

La familia de la mujer sordomuda de 31 años y su hija de 6 que desaparecieron el viernes luego de subirse a un colectivo para ir a la casa del padre de la niña, en Luján, dijo esta noche que tuvieron una breve comunicación telefónica con la nena pero no conocen su paradero ni el de la madre, que luego tomaron otro transporte que las llevaba al barrio porteño de Once, informó la policía.
La denuncia por la desaparición de Silvina Paola Moscobi y su hija Camila Rocío Chivel Moscobi fue radicada el sábado al mediodía, luego de que ambas salieran, confirmó a Télam la Policía de Luján.
“La policía vio las cámaras y detectó que mi sobrina, que habitualmente se tomaba dos colectivos para llegar a la casa del padre de la nena, se tomó el primero pero nunca el segundo, por lo que cambió el destino hacia el barrio de Once y no sabemos por qué”, dijo a Télam Andrea, la tía de Silvina.
Ese cambio de ruta fue confirmado por la policía, tras analizar las cámaras de seguridad instaladas en la zona. “Estoy bastante molesta porque el padre de la nena dice que las encontraron, y eso confunde a todos”, cuestionó esta noche Andrea, luego de saber que el hombre, Javier Chivel, “publicó en Facebook que las habían hallado”.
La mujer contó que llamaron nuevamente al celular de Silvina, que hasta ahora no respondían, “y atendió la nena. Lloraba, y se escuchaba gente jugando al truco y risas y también un ‘hola, hola’ de su mamá, que es hipoacúsica, pero al parecer le sacaron el teléfono”, relató.
Andrea dijo además que Silvina padeció hace poco tuberculosis y que no tiene consigo los medicamentos. “Estamos muy preocupados y no tenemos novedades, ella estaba muy frágil y debe estar mal de salud”, dijo conmocionada.
Cecilia, la abuela materna de Silvina, comentó que “nunca se iba a ningún lado sin avisar”.
“Nosotros no sabemos qué pensar, nunca nos pasó una cosa así porque ella no se va a ningún lado sin avisar y cuando va a llevarle la nena al papá la deja y vuelve enseguida a casa”, dijo a Télam Cecilia.

La denuncia.
Según la denuncia y el testimonio de sus familiares, Silvina y Camila fueron vistas por última vez entre las 12.10 y las 12.30 del viernes pasado, cuando se aprestaban a tomar el colectivo 503, uno de las dos líneas que ambas utilizaban habitualmente para ir desde su casa al barrio Villa del Parque de Luján, donde vive Javier Chivel, el padre de la niña.
“Desde el viernes no supimos más nada, solo sabemos que se iba a tomar el colectivo 503 y después tomaba el 501. En la primera línea, supuestamente la vio un pibe, pero no sabemos si es verdad”, agregó la abuela, quien afirmó que si su nieta hubiera decidido pasar por otro lugar antes “no se habría llevado a la nena”.
Como la joven no puede hablar ni escuchar, sus familiares se comunicaban con ella vía mensajería electrónica, pero tampoco respondió ninguno de los múltiples mensajes que le enviaron los últimos dos días.
Según la abuela, tampoco nadie se comunicó con la familia para aportar algún dato que permita guiar la investigación.
Paola tiene además un hijo de 13 años de una pareja anterior, cobra una pensión por su discapacidad y ambos viven con su abuela materna. (Télam)