La historia de Bruno: el chico que revivió del sufrimiento

La historia de Bruno no es una más. Forma parte de las innumerables vivencias de chicos que atravesaron por tormentosas situaciones y salieron adelante con su propia fuerza de voluntad y con la ayuda de familiares y amigos.
Bruno Jofré es un adolescente de la localidad de Embajador Martini que salió adelante pese al dolor y el sufrimiento. ¿Por qué?. Porque el 11 de setiembre de 2010 sufrió quemaduras severas en su cuerpo, tras un accidente doméstico, y a partir de ese instante su vida cambió para siempre.
El incidente sucedió cuando su familia, con total buena voluntad, quiso curarlo de una insolación con un plato con agua, un vaso de vidrio y rollos de algodón con alcohol. “Me estaba bañando y nosé que pasó que algo explotó: cuando fui a ver a mi hijo tenía el 45 por ciento del cuerpo quemado”, recordó Bibiana, su madre, en diálogo con Laarena.com.ar.
“No había forma de apagarle el fuego, fue todo muy duro, no sabía de qué manera reaccionar”, acotó.
Por este motivo, Bibiana y sus padres llevaron a Bruno a Córdoba capital. Bruno fue internado de manera inmediata en la Casa Ronald Mac Donald´s donde quedó en manos de prestigiosos médicos.
En su etapa de recuperación, Bruno conoció amigos y apostó por mejorar su calidad de vida a través de los juegos, la música y la compañía de sus pares.
“Fue un momento muy duro: me habían ofrecido la Casa de La Pampa para vivir pero nos quedaba muy lejos, no podía tener a mi hijo tan lejos y, por este motivo, nos fuimos para la casa de Ronald Mac Donald´s”, rememoró su madre.

Terapia Intensiva.
Bruno estuvo 28 días en Terapia Intensiva y, tras los tratamientos respectivos, fue derivado a la Terapia Intermedia. “Fueron muchas emociones juntas, pasamos por muchas cosas, nos ayudaron mis padres con los gastos, y si bien la casa era para pacientes oncológicos tuve la suerte de estar ahí y de acompañar a mi hijo, todos los días, en su rehabilitación”, generalizó Bibiana.
Bruno fue sometido a varias cirugías plásticas y afortunadamente, para fin de 2012, recibió el alta médica.
“Fue una alegría muy grande, mi hijo estuvo muy mal, pero por suerte se pudo recuperar y pudimos comenzar con una nueva vida en Córdoba”, afirmó su mamá.
Bruno concurre al colegio secundario como cualquier chico y realizó varios cursos de su pasión más grande: ser DJ y productor musical. “Es un apasionado por la música, quiere seguir vinculado con el arte, siempre estudiando, y realizando los tratamientos necesarios para que pueda seguir adelante como cualquier otro chico”, dijo Bibiana.

Emoción.
Pero fue días atrás cuando el chico vivió uno de los momentos más emotivos de su vida. Desde que logró su recuperación, hace una vida normal, y se convirtió en uno de los invitados sorpresas que formó parte del McDía Feliz para estar con sus antiguos amigos y con un número de chicos que pelea todos sus días para poder salir a flote.
“Vengo a dar un poco de lo mucho que me dieron en la casa”, dijo Bruno en declaraciones periodísticas y publicadas en un sitio digital cordobés con motivo de la celebración de la casa que ayuda en la recuperación para chicos, sobre todo, con problemas oncológicos. “Seguimos viviendo en Córdoba, haciendo una vida totalmente normal, como cualquiera, estamos muy bien y esperemos dar lo mucho que nos dieron”, completó Bibiana con un claro tono de voz de emoción y alegría.

Compartir