La increíble historia del profesor de tenis que enfrentará a Federer

El deporte tiene historias increíbles y está es una de ellas. Es más, lo que acaba de ocurrir con Marcus Willis es digno de un gran guión de película.
Resulta que este modesto tenista británico, de 25 años y ubicado en el puesto 772 del ranking mundial, se había cansado de perder partidos y decidió que debía dejar de jugar para irse a dar clases de tenis a los Estados Unidos hasta que conoció a su actual novia Jennifer Bate.
La primera vez que salieron, Willis le contó que iba a abandonar el deporte y ella, que confesó que se había enamorado a primera vista, lo convenció de que siga hasta fin de año y de paso ver cómo resultaba el noviazgo.
Willis le hizo caso, comenzó una rigurosa dieta para moldear su descuidado físico y se animó a anotarse en la pre clasificación del torneo de Wimbledon, cuyo ganador se haría acreedor de una invitación para la ‘qualy’ del certamen londinense.
Inesperadamente el británico ganó los tres encuentros que debía disputar y entonces obtuvo el pase para participar de la clasificación, toda una hazaña para un tenista de su nivel.
Si hasta allí la historia es sorprendente, lo que sigue es casi un milagro. Willis se adjudicó los tres partidos de la clasificación y se metió en el cuadro principal de Wimbledon.
Pero no se detuvo allí. En la primera ronda venció al lituano Ricardas Berankis, 54 del mundo, por 6-3, 6-3 y 6-4 y además de quedarse con un cheque de 60.000 euros -obviamente el mayor premio que consiguió jugando al tenis- se dará el lujo de enfrentarse con el suizo Roger Federer en el court central del tercer Grand Slam de la temporada.

Personaje.
Todo esto convirtió a Willis en el gran personaje del torneo y en el más buscado por los periodistas, a quienes le expresó que todavía no podía creer todo lo que estaba viviendo.”Siempre confié en mi tenis pero sinceramente ya me había cansado de perder”, confesó.
Hasta el propio Federer tuvo palabras de elogios para su rival y aceptó que, probablemente, el público se incline a favor de él.
“Su historia es increíble y el tenis necesita muchas así. Por todo lo que ocurrió el partido generó una gran expectativa y mucha gente va a estar pendiente. Yo también lo voy a disfrutar”, comentó el suizo, siete veces ganador de Wimbledon.
Willis sabe que ganarle a Federer es casi imposible pero, a esta altura, quién puede quitarle la ilusión de que produzca un nuevo milagro.

Compartir