La inmunoterapia: una esperanza en la lucha contra el cáncer

Si bien prefiere no arriesgar plazos, el científico costarricense, Pablo Umaña, está convencido de que el futuro de los tratamientos contra el cáncer girará en torno de las inmunoterapias, combinadas probablemente con otro tipo de métodos para combatir una enfermedad que hacia 2035 podría causar 14.6 millones de muertes en todo el mundo.
Umaña, director de Inmunoterapia Oncológica del centro de investigación de la compañía farmacéutica Roche con sede en Zúrich, Suiza, también considera que sería “ideal”, e incluso “un sueño”, según sus propias palabras, que las inmunoterapias logren reemplazar en algún momento a las quimioterapias tradicionales, reduciendo así los efectos secundarios de los tratamientos convencionales contra el cáncer.
“Yo personalmente pienso que sí”, respondió el especialista costarricense, al ser consultado por NA sobre si el futuro de los tratamientos contra el cáncer girará en torno de las inmunoterapias, es decir, procesos basados en medicinas biológicas que refuerzan y potencian el sistema inmune del organismo humano para luchar e intentar vencer a la enfermedad.

Combinación.
Umaña explicó que “no va a ser solamente inmunoterapia, sino que será una combinación con otras terapias para el cáncer. Muchas van a ser combinaciones de diferentes inmunoterapias, pero también combinaciones con otros agentes dirigidos, moléculas pequeñas dirigidas específicamente que tratan de interferir con vías de señalización internada de las células de cáncer que están desreguladas”.
“Combinaciones de estas terapias dirigidas con inmunoterapia también va a ser importantes”, enfatizó el científico, que calificó de “esencial” a la combinación de tratamientos contra el cáncer en busca de aumentar su eficacia entre los pacientes, sobre todo en aquellos que presenten grados avanzados de la enfermedad y “órganos inflamados”.
Al respecto, el especialista, que también lidera en el grupo Roche el área de investigación de Moléculas Grandes, comentó: “Hoy sabemos que con la monoterapia, aunque sea por medio de la inmunoterapia, solo un porcentaje de pacientes tiene un beneficio fantástico que digamos”. Y completó:
“Muchos tienen beneficios, pero un beneficio fantástico, o sea que se elimine completamente el tumor y que tenga una respuesta duradera por mucho tiempo, es un porcentaje pequeño, así que la combinación va a ser esencial”.

Compartir