La Justicia confirmó el sobreseimiento de Herrera de Noble por apropiación de menores

La Cámara Federal de San Martín ratificó el sobreseimiento de la directora del Grupo Clarín, Ernestina Herrera de Noble, en la causa en la que estaba imputada por la presunta apropiación de dos menores de edad durante la última dictadura militar.
El Tribunal, conformado por los jueces Hugo Daniel Gurruchaga y Alberto Agustín Lugones, tomó la decisión de convalidar la decisión de la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien el 30 de diciembre de 2015 había resuelto sobreseer a Herrera de Noble porque las muestras de ADN de sus hijos Marcela y Felipe dieron “negativo” al compararlas con las que fueron depositadas en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) por familiares de personas desaparecidas en forma forzada hasta el 10 de diciembre de 1983.
Al respecto, la Cámara dispuso también que “en lo sucesivo”, en caso de producirse ingresos de muestras al BNDG por parte de nuevos reclamantes, “ellas serán sometidas a inmediata comparación con las muestras pertenecientes a Marcela Noble Herrera y a Felipe Noble Herrera”.
La causa se inició en abril de 2001 con la denuncia de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, contra Herrera de Noble por la presunta apropiación ilegal de dos hijos de desaparecidos.
El primer juez de la investigación, Roberto Marquevich, detuvo en diciembre de 2002 a Herrera de Noble, quien luego fue liberada por la Cámara Federal de San Martín y posteriormente la procesó.
La Cámara separó a Marquevich de la investigación y más tarde fue destituido como juez.
Desde 2002, la Justicia intentó obtener el ADN de Marcela y Felipe para hacer los estudios médicos pero ellos siempre se negaron, hasta que de manera compulsiva se obtuvo el material genético.
Fue en un procedimiento ordenado por Arroyo Salgado -luego de una nueva negativa a dar sangre- en el que los hijos adoptivos de Herrera de Noble fueron interceptados cuando salían del juzgado y se les secuestraron sus prendas íntimas.
Sin embargo, ese material no sirvió para hacer el estudio porque arrojó que en las prendas había perfil genético de ambos sexos.
Finalmente, en junio de 2011, Marcela y Felipe Noble Herrera se presentaron en el hospital Durand, donde funciona el BNDG, para la extracción de sangre para el examen de ADN que dio negativo.
En la Resolución, el juez Lugones señaló que “no está acreditado que nos encontremos ante un caso de sustracción de menores que sean hijos biológicos de personas desaparecidas y así lo consintieron con su silencio los grupos querellantes y las Abuelas de Plaza de Mayo”.
Al respecto, rescató “el derecho de la imputada a ser juzgada en plazo razonable”.
En cuanto al voto de Gurruchaga, tras valorar los antecedentes de la causa, el magistrado sostuvo, “desde el plano fáctico y el jurídico, que el auto de sobreseimiento dictado el 30 de diciembre de 2015 (por Arroyo Salgado), se encuentra ajustado a derecho”. (DyN)

Compartir