La llegada del crucero Adonia a Cuba marca un hito para el turismo de la isla

El turismo en Cuba se verá positivamente impactado por la llegada del crucero Adonia a la isla, no por sus más de 700 pasajeros, sus 180 metros de eslora o por la semana que permanecerá en la isla, sino por el significado y las perspectivas que implica la llegada de una nave turística desde Estados Unidos (EEUU) después de medio siglo.
El Adonia significa otro paso en la apertura de vínculos entre ambos países luego de cinco décadas de haber roto relaciones diplomáticas -ahora restablecidas- y aún con el bloqueo impuesto por EEUU a Cuba tras la revolución de 1959.
Si bien el turismo de estadounidenses aún no está permitido, los pasajeros de este cruceros llegan enmarcados en una de las formas que Washington permite a sus ciudadanos pisar la isla: el intercambio cultural.
Bajo esa etiqueta, los 704 pasajeros -entre ellos un grupo reducido cubanos americanos- recorrerán varios puntos en Cuba, y descenderán en La Habana, Cienfuegos y Santiago.

La incorporación de los cubano estadounidenses fue posible luego de que La Habana modificara un antiguo decreto que impedía a sus ciudadanos entrar o salir de la isla vía marítima, autorizándolos a hacerlo como pasajeros o como tripulantes, en cruceros o mercantes, y de forma gradual también en yates.
De esa manera Carnival, la empresa de cruceros más grande del mundo, aceptó también las reservas solicitadas por estos inmigrantes, y su presidente, Arnold Donald, se felicitó porque su compañía estaba “haciendo historia” y “contribuyendo a un futuro positivo” a través del Adonia, un buque de su nueva línea Fathom.
Este criterio es compartido por autoridades cubanas, como lo expresó a Télam la consejera de la Embajada en Argentina, Niurka Martínez, quien consideró “un éxito que el puerto de La Habana ha abierto la primera línea de viajes de cruceros entre Cuba y Estados Unidos, luego de más de medio siglo”.
También resaltó que “esto tiene también un significado cultural muy grande, porque estos 704 pasajeros, entre ellos una docena de cubanos estadounidenses, bajaron en la Terminal Sierra Maestra del puerto y recorrieron el Casco Histórico de la habana, inmersos en un programa cultural con el que se considera de alguna manera roto el bloqueo”.
Respecto de la capacidad de Cuba, en cuanto a infraestructura, para recibir turistas en forma masiva a través de cruceros, Martínez aclaró que “aproximadamente un 12% de los 3,5 millones de turistas que recibe por año lo hacen a través de cruceros que llegan generalmente de Europa”.
La funcionaria coincidió con voceros de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por su sigla en inglés) consultados por Télam, al señalar que detrás de Carnival hay varias compañías de cruceros interesadas en iniciar el traslado de turistas desde Estados Unidos a la isla.
Según las fuentes de CLIA, varias compañías han mostrado ya su interés por poner en marcha vuelos regulares, y Carnival es la primera que va a aprovechar las nuevas oportunidades que se abren para el negocio de los cruceros.

Martínez aseguró que “la llegada de un buque de Carnival, que es la mayor empresa de cruceros del mundo marca un hito y lleva a convertir al puerto de La Habana en un puerto netamente de cruceros, pero nosotros recibimos cruceros de otros lados y de muchas compañías”.
En ese sentido, la consejera de la Embajada de Cuba en Argentina dijo que después de “una muy exitosa temporada con cruceros europeos, la firma MSC iniciará este invierno viajes desde el cono sur que incluirán turistas de Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile”.
Respecto de los números, señaló que “en 2015 rompimos récord de arribos, con 3,5 millones, y este año llegamos a un millón a fines de marzo, once días antes que el año anterior, por lo que la temporada viene mejor y, con los nuevos servicios de cruceros de Estados Unidos, podríamos estar en los 3,7 millones en total para fin de año”.
En forma paralela a la apertura dispuesta por Cuba para el ingreso o salida de sus ciudadanos vía marítima, Washington flexibilizó requisitos para que estadounidenses puedan acogerse a alguna de las 12 categorías que permiten viajar a Cuba.
Entre ellas figuran las de motivos religiosos, familiares, periodísticos o culturales, pero en ningún caso los turísticos, aunque no sería difícil comprobar que la mayoría de los 704 pasajeros que llegaron hoy a Cuba estarían realmente enmarcados en este último rubro.