La ONU es optimista de que Estados Unidos y China adopten este año el acuerdo climático

El Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Erik Solheim, manifestó este lunes en Panamá que es “optimista” de que Estados Unidos y China ratifiquen este año el acuerdo climático alcanzado en París el año pasado.
“En este asunto soy optimista”, dijo Solheim a corresponsales de prensa extranjera a la pregunta de si creía que en 2016 Estados Unidos y China firmarían el acuerdo global para combatir el cambio climático.
“Estoy bastante convencido de que van a encontrar maneras de ratificar” los acuerdos, añadió Solheim, designado el 13 de mayo de este año como director ejecutivo del Pnuma.
Solheim, de gira por América Latina, basa su optimismo en que 179 países ya han ratificado el acuerdo alcanzado en diciembre en la conferencia internacional de París (COP21) y a que “los principales actores están haciendo mucho”.
La entrada en vigor del tratado será efectiva 30 días después de la ratificación de al menos 55 países que representen un 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
El acuerdo adoptado en París por 195 países busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, para contener el calentamiento global “muy por debajo de los 2ºC” y de ser posible reducirlo a 1,5ºC respecto a los niveles de la era preindustrial.
China y Estados Unidos, los mayores emisores de gases de efecto invernadero, aún no lo han ratificado.
Tampoco lo ha hecho India ni otras grandes potencias industrializadas por el momento.
Sin embargo, Solheim dijo que los chinos “están trabajando muchísimo” para reducir el precio de la energía solar “a una velocidad que nadie creía posible” y eso es “una enorme contribución”.

“Muchas iniciativas”.
Por su parte, el gobierno estadounidense de Barack Obama “ha tomado un gran número de iniciativas”, como la de firmar en octubre en Kigali (Ruanda) una nueva versión del protocolo de Montreal para reducir otro tipo de “gases contaminantes peligrosos”.
“Estados Unidos y China trabajaron bien juntos y la actitud de los empresarios cambió por completo. Casi todas las partes ven oportunidades de hacer negocios y ganar dinero si nos adaptamos” a la agenda contra el cambio climático, añadió. “Estamos muy cerca” de poder implementar el acuerdo, concluyó Solheim.
Estados Unidos ratificará pronto el acuerdo, declaró recientemente el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.
A diferencia de su predecesor el Protocolo de Kioto (1997), este acuerdo incluyó el compromiso de Estados Unidos y China, en un tratado jurídicamente vinculante. Asimismo, los países desarrollados aceptaron aumentar su apoyo financiero comprometiéndose a movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares anuales hasta 2020.
De lo contrario, las consecuencias serían catastróficas: aumento del nivel de los mares, reducción del casquete polar, desaparición de especies, incremento de sequías e inundaciones y surgimiento de millones de “refugiados climáticos”. (AFP)