La Península Valdés: paraíso de la fauna marina

Numerosos son los encantos de la Península Valdés en la Patagonia Argentina, más precisamente en la provincia del Chubut, muy próximo a la ciudad de Puerto Madryn. La Isla de los Pájaros se ubica a 5 kilómetros al norte del Istmo Ameghino y constituye un área reproductiva de diez especies distintas de aves marinas y costeras. Los ejemplares son observados desde la costa, a unos 800 metros de la Isla, a través de binoculares de alta potencia. Alguna vez estuvo abierta al público, pero la presencia de los humanos terminó por espantar a gran cantidad de aves, que tardaron en volver. Existe también una construcción de un gran valor histórico: la capilla del fuerte San José.
Punta Pirámide es una lobería ubicada a tan solo 5 kilómetros al noroeste de la pequeña ciudad de Puerto Pirámides. Puede ser visitada todo el año, aunque en los meses de diciembre a abril, se encuentra una mayor concentración de fauna. Caleta Valdés es un singular accidente geográfico ubicado a 71 Kilómetros al noreste de Puerto Pirámides. Posee una gran colonia reproductiva de elefantes marinos y variedad de especies de aves y mamíferos terrestres y ocasionalmente la presencia de orcas. Punta Norte se encuentra en el extremo noreste de la Peninsula Valdés, a 72 kilómetros de Puerto Pirámides. Es un apostadero de reproducción de lobos marinos y de elefantes marinos. Entre febrero y abril es posible ser testigo de la inquietante presencia de las Orcas en busca de su alimento.
Punta Delgada dista 71 kilómetros al sudeste de Puerto Pirámides, ciudad con hospedajes, gastronomía y estación de servicio del ACA. Se encuentra allí un apostadero permanente de lobo marino de un pelo y uno estacional de elefantes marinos que en la actualidad no está abierto al público general.

Avistaje de ballenas.
Los majestuosos mamíferos permanecen casi todo el tiempo muy cerca de la costa, lo que permite descubrir desde muy cerca sus diferentes comportamientos, entre los que sobresalen los fascinantes saltos y los impactantes golpes de cola.
El Doradillo es el punto desde el cual se las puede ver más de cerca. Incluso los avistajes pueden comenzar en Puerto Madryn; en la costanera, el muelle, o directamente desde alguno de los hoteles próximos al mar. Se debe llegar en auto o excursión ya que no hay colectivos de línea que lleguen hasta aquellas playas. Y ya desde Pirámides salen lanchas y enormes gomones que se colocan a la par de las ballenas para ver sus saltos, resoplidos e incluso aguardar a que pasen por debajo de la embarcación.

Compartir