La Plata: quemaron más de 100 muñecos y los vecinos eligieron al ganador

Books, historias para soñar”, fue el momo ganador entre los muñecos de fin de año que fueron quemados el sábado a la noche en la ciudad de La Plata en el tradicional concurso que organiza la comuna desde 1956 para celebrar la llegada del nuevo año.
Ningún vecino de La Plata se quiso perder la tradicional celebración del Año Nuevo en la que cien monigotes de cartapesta compitieron por el favor de la gente. El ganador fue un muñeco que ardió en 72 entre 13 y 14, que simbolizó lo que representan las historias de los cuentos infantiles para los niños, las ilusiones que en éstos despiertan y los mundos nuevos que se descubren a partir de la lectura.
La cantidad de votos telefónicos que recibió ese muñeco fue de 2.180, de acuerdo con los datos brindados por la comuna a través del sitio www.geomomos.com.ar.
El segundo escalón lo ocupó la réplica de KingKong que fue quemada en 29 entre 76 y 77 luego de conseguir 1.425 votos mientras que el tercer lugar lo obtuvo Pan y Circo, de 25 y 40, con una cosecha de 1.242 votos.
Los muñecos estuvieron erigidos sobre una estructura de madera y hierro, revestidos con papel de diario y papel maché pintado, rellenos de pirotecnia y son confeccionados por los vecinos sobre ramblas o esquinas despobladas de La Plata.
Representan personajes infantiles, dinosaurios, mitos griegos o figuras políticas que ardieron después de medianoche, en una tradición única en el país que la capital provincial celebra desde 1956.
Días previos a la llegada de Año Nuevo los vecinos recorrieron las cien esquinas donde se montaron los muñecos para elegir al de su preferencia y luego votarlos.
Los muñecos fueron confeccionados por los propios vecinos quien se hicieron cargo de los gastos que les demanda, mientras que el momo ganador recibió un premio de parte de la comuna.
Es común en la ciudad de La Plata los días previos al Año Nuevo ver a los chicos de un barrio que, mientras preparan los muñecos, paran a los automovilistas para pedir una colaboración destinada a solventar los gastos que demanda la elaboración del muñeco.