La Policía cerró un canal de televisión en plena transmisión

La Policía turca interrumpió este martes las instalaciones del canal de televisión IMC TV, considerado crítico al gobierno y, en plena transmisión, lo cerró en cumplimiento con un decreto anunciado el jueves pasado y, en sintonía, con el estado de emergencia que se extenderá por otros 90 días. Mientras desde la redacción de IMC TV los periodistas informaban el cierre de otra emisora, Hayatin Sesi TV, la Policía entró y clausuró las instalaciones, informó el diario digital Diken. Ambos canales, ahora censurados, prestaban especial atención al conflicto kurdo de Turquía están entre las 12 emisoras cerradas por decreto el jueves pasado, bajo la acusación genérica de “difundir propaganda terrorista”.

Estado de emergencia.
Los cierres, además, están amparados en el estado de emergencia declarado el 20 de julio pasado tras el fallido golpe de estado, que el gobierno de Recep Tayyip Erdogan le atribuye al predicador Fethulalh Gülen, que vive auto exiliado en Estados Unidos.
La agencia de noticias EFE informó que en febrero pasado el operador de satélite turco Türksat le había cancelado el contrato a IMC, alegando problemas de “seguridad nacional”, pero el canal seguía emitiendo por el satélite Hotbird y por Internet.