La Policía dijo que Mateen tenía explosivos, mantuvo rehenes y juró lealtad al EI

Mar Mateen, que ayer mató a 50 personas, hizo una llamada al 911 mientras retenía a “cuatro o cinco” personas en uno de los baños y “juró lealtad al Estado Islámico”, dijo el jefe de la Policía de Orlando, John Mina, en tanto el alcalde ya confirmó la identidad de 48 víctimas.
En rueda de prensa, el policía dijo que “eran inminentes más pérdidas de vidas y por eso tomé la decisión de iniciar la operación de rescate”.
Previa a la entrada al boliche, el agente contó que sus negociadores hablaron con Mateen.”Parecía tranquilo”, señaló pero luego el tirador habló de que tenía “explosivos”.
Al tiempo, Mina sostuvo que durante estas conversaciones telefónicas, el sospechoso -que les dijo que tenía chaleco antibalas- juró lealtad al Estado Islámico (EI) y trató de negociar.
Sin revelar muchos detalles debido a que la investigación sigue abierta, Mina indicó que gracias a las conversaciones telefónicas pudieron saber que Mateen se refugió en uno de los baños de la discoteca, donde tenía a “cuatro o cinco rehenes, mientras mantenía entre 15 y 20 en otro”, informó la agencia de noticias EFE.

“El único ya está muerto”.
En un determinado momento el sospechoso salió con dos granadas de mano y disparó contra los agentes, que respondieron al fuego y lo mataron, dijo Mina, quien relató que mientras Mateen estaba en el baño, la Policía pudo rescatar “a varias personas que estaban retenidas”.
Por otra parte, desmintió en las redes sociales los “infundados” rumores sobre la existencia de más de un sospechoso en el local: “el único asesino era Omar Mateen y está muerto”.
La respuesta inicial de la Policía “salvó decenas y decenas” de vidas”, concluyó el jefe policial sobre esta investigación encabezada por el FBI que sigue más de 100 pistas enviadas por los ciudadanos en las últimas horas, consignó la agencia de noticias DPA.
La matanza -el peor tiroteo en décadas, que con el correr de las horas se convirtió en el mayor atentado desde las Torres Gemelas en 2001- se produjo en la madrugada del sábado cuando el atacante comenzó a disparar en la discoteca y tomó un grupo de rehenes en su interior.
Tres horas más tarde, agentes de los equipos especiales entraron en el local, liberaron a 30 personas y mataron al sospechoso de haber quitado la vida a 50 personas y herido a 53.
Hoy el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, informó a la prensa que ya se identificaron a 48 de las 50 víctimas mortales, y que ya fueron informadas 24 familias.
En tanto, indicó que se encontró “una tercera arma” en el auto del sospechoso y que la investigación de todas ellas llevan a Mateen.

“Desastre”.
Por su parte, la Fiscalía General informó de que la investigación está en su fase inicial y que apunta a que no hay más personas que supongan un riesgo público, aunque sí están investigando a varias por su posible conexión con el autor de la matanza.
El gobernador de Florida, Rick Scott, le pidió al presidente Barack Obama, que declare el estado de “desastre” en Florida.
Las autoridades de la ciudad revelaron los nombres de 15 de las víctimas mortales, que se suman a las ocho que se dieron a conocer el domingo, la gran mayoría de origen latino.
El Estado Islámico (EI) reivindicó hoy de nuevo la matanza y calificó a su autor, Omar Mateen, como un “soldado del califato”. (Télam)

Compartir