La provincia producirá leche barata en una planta en General Pico

EL GOBIERNO PAMPEANO INTERVENDRA EN EL MERCADO LACTEO CON UNA "FABRICA ESCUELA"

Una fábrica de leche, yogur y dulce de leche, se instalará en General Pico e iniciará su proceso de producción a principios del próximo año, según reveló Ricardo Moralejo, ministro de la Producción de La Pampa
“A más tardar en los primeros meses del año que viene podría estar produciendo. La idea de nuestro gobernador (Carlos Verna), es poder ofrecer una leche que tenga un precio social para que pueda llegar a toda la gente de General Pico y el norte de la provincia con calidad óptima”, dijo el funcionario provincial.
Moralejo además refirió que el emprendimiento ya se encuentra en la etapa de “adquisición y aprobación de planos de ampliación” y dio algunos detalles de la forma en la que operará.
“La cooperadora del Ceret (Centro Regional de Educación Tecnológica) le va a adquirir la leche a los tambos pampeanos y luego se fabricará la leche fluida, el yogur y el dulce de leche. Va a ser una fábrica compacta, de última generación, que va a asegurar un producto de calidad. En un principio se va a ofrecer la leche a través de la tarjeta alimentaria, como así también en diferentes organismos del Estado, como hospitales y escuelas, porque la capacidad de producción inicial va a ser de unos 7 mil litros hasta llegar progresivamente, a los 15 o 20 mil litros”, sostuvo.
También dijo que se pretende que se trate de una “fábrica escuela” que permita tomar precios de referencia y formar personal para la industria láctea provincial, y destacó que se podría usar el laboratorio de análisis de leche del Ceret, para cumplimentar el proceso productivo.
El anuncio del ministro, realizado ayer a través del área de prensa del gobierno provincial, se produjo luego de conocerse que la Argentina es el segundo país del mundo con la leche más cara y que el consumo ha caído en la población.

Consumo.
Días atrás se conoció un informe del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (Cesni) que mostró que los argentinos consumen un 26% menos de lácteos que hace 17 años y que la leche fue la que mostró mayor descenso en dicho período (38% menos), a partir de los resultados del estudio “La mesa argentina en las últimas dos décadas: cambios en el patrón de consumo de alimentos y nutrientes (1996-2013)”.
Además, se desprende que el descenso más marcado se ve entre la infancia y la adolescencia. Según las conclusiones del relevamiento “Patrones de Consumo de Lácteos en la Población Argentina”, 9 de cada 10 adolescentes y adultos (87%) no alcanza la recomendación de tres porciones por día, al igual que el 45% de los niños de 2 a 4 años y el 72% de los chicos de entre 5 y 12 años.
El consumo total de lácteos aumenta a medida que incrementan los ingresos del hogar, pero la disminución en el consumo de lácteos atraviesa en diferente medida a todo el entramado social, según el estudio.

El segundo precio más caro
Un informe del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba indicó que el precio al consumidor de la leche de Argentina es el segundo más caro entre 36 países.
Para el ranking elaborado por el Departamento de Estadísticas y Tendencias del organismo se tuvo en cuenta además una comparación de la evolución de los precios finales del litro de leche en los últimos cinco años.
El estudio del Centro de Almaceneros cordobés detectó que entre julio de 2013 y julio de 2016 hubo “un valor histórico de venta al público, acorde a la media internacional: USD 1,00, en tanto que el precio pagado al productor se mantiene de manera ‘estándar’ en USD 0,30”. Pero en 2017 el precio de la leche en Argentina “rompe la ‘media’ internacional para situarse USD 0,55 por encima de esta”.
En un ranking (descendente) de 36 países referentes, Argentina ostenta el segundo lugar -superado solamente por Canadá- en el precio de venta de este producto.
El estudio pone de manifiesto que “Argentina durante el 2017 rompe los estándares internacionales -respecto al precio al consumidor de la leche fluida – perjudicando de manera directa a los consumidores”.
El problema de los costos estructurales en la Argentina, en un presente de alta inflación por encima del 20% anual, también deja en evidencia que a pesar de los precios récord al público, que medidos en dólares superan los internacionales, los salarios promedio entre los mismos países comparados dejan a la Argentina en el puesto 13° del listado, según el análisis del Centro de Almaceneros de Córdoba.