“La Serenísima” cerró su planta en Rufino

La crisis de la lechería se hizo sentir otra vez más ya que La Serenísima anunció el cierre de su planta en Rufino, Santa Fe.
El estancamiento de la producción de materia prima, la competencia ilegal y los problemas climáticos fueron las causas principales señaladas por la firma Mastellone Hermanos, informó en un comunicado que, a partir del 31 de julio, su planta clasificadora ubicada en la localidad de Rufino dejará de estar operativa como resultado de la reorganización productiva puesta en marcha por la compañía.
“Lamentablemente, durante los últimos años, la conjunción de varios factores provocó una importante caída en la producción nacional, afectando el nivel de actividad de todo el sector en general y de nuestra empresa en particular”, explica el comunicado. También detalla algunos de los factores que ocasionaron esta significativa caída del recibo de materia prima como fue el estancamiento en la producción lechera nacional.
“El año pasado, la Argentina produjo 9.500 millones de litros, cifra menor a lo procesado en 1998. Esto significa casi 20 años de estancamiento de la actividad”, consignó la empresa. También destacó la “competencia con empresas que operan en la marginalidad, lo que impacta negativamente en el recibo de leche de la compañía. En los últimos siete años, casi un 50% de la caída del recibo de esa planta fue a manos de este tipo de empresas”.