La sonda Juno de la NASA entró en órbita de Júpiter

La sonda Juno de la NASA llegó noche a la órbita de Júpiter, el planeta más grande del sistema solar, tras cinco años de vuelo y más de 3.000 millones de kilómetros recorridos y con los récords de ser la primera nave impulsada por energía solar en una misión tan lejana y la primera que orbita un planeta exterior (los que están más allá del cinturón de asteroides) de polo a polo.
Juno (JupiterNear-polarOrbiter) es el primer vehículo espacial a energía solar comprometido en una misión tan lejana del sol, el primero en estudiar los polos de Júpiter y en analizar el núcleo interno.
“La llegada de Juno a Júpiter significa un avance en el conocimiento en lo que respecta al origen y formación de los planetas gigantes gaseosos, y no sólo eso, sino que también proveerá información acerca de las condiciones y procesos que tuvieron lugar en el Sistema Solar cuando Júpiter se formó, hace miles de millones de años”, explicó la astrobióloga e investigadora del Conicet Ximena Abrevaya.
Miembro además del Instituto de Astronomía y Física del Espacio, Abrevaya precisó que durante la misión se medirá específicamente la composición de su atmósfera y su temperatura, además de otros factores como la cantidad de agua existente.
“También se podrá estudiar su magnetósfera, es decir la región que rodea al planeta y sirve de escudo protector contra partículas de alta energía que provienen del Sol, y medir las auroras que se forman en los polos debido a esa magnetósfera para saber cómo afecta a su atmósfera”, detalló y adelantó que los estudios servirán como modelo para entender también otros sistemas planetarios fuera del Sistema Solar.
Lanzada el 5 de agosto de 2011,  a las 23.30 de Argentina ejecutó una maniobra de inserción en la órbita de Júpiter con una reducción de velocidad de 1.950 kilómetros por hora. En lo sucesivo se aproximará a las nubes superiores del planeta cada 14 días hasta culminar la misión en febrero de 2018, cuando está previsto que choque intencionadamente en la atmósfera del planeta.
La nave no tripulada, que con los paneles solares desplegados ocupa un tamaño similar al de una cancha de básquet, es la primera diseñada para operar en el corazón de los cinturones de radiación de Júpiter, la primera en llegar a 2.575 kilómetros de sus nubes superiores y la que tomará las imágenes con una resolución nunca vista del planeta gigante.

Compartir