Laguna Oca: la opción veraniega para los formoseños

Laguna Oca es una llanura aluvial, con presencia de meandros, lagunas y albardones, que fue declarada Reserva de Biósfera en septiembre de 2001, integrando así la Red Mundial de Reservas de Biósferas.
A sólo 10 minutos del centro de la capital formoseña, en la Reserva Biósfera Laguna Oca del río Paraguay más de 20.000 visitantes por semana entran en contacto con un ambiente natural en el que se puede disfrutar del día al aire libre con una variada propuesta que incluye paseos náuticos y gratuitos en kayak, masoterapia, múltiples actividades deportivas para todas las edades y eventos musicales.
Formosa es una provincia joven que no sólo aprovecha para el esparcimiento la generosidad de su paisaje -en Herradura, Laguna Oca, Parque Nacional Río Pilcomayo y el Bañado La Estrella- sino que promueve diferentes eventos que atraen al turismo, como la Fiesta de la Corvina y la Fiesta del Pomelo.
Esta primera reserva urbana del mundo cuenta con una extensión de 10.500 hectáreas que albergan a diferentes tipos de ambientes y una exuberante riqueza de flora y fauna.
En ese contexto, el vecino que vive en la capital provincial y no fue a veranear a la costa atlántica, aprovecha el balneario de la Laguna Oca donde todas las actividades son gratuitas.
“Allí tenemos paseos náuticos en lancha y kayak, espectáculos musicales de artistas locales en vivo, espacio de masoterapia con profesionales que brindan masajes descontracturantes, múltiples actividades deportivas coordinadas y adaptadas a la playa, juegos para niños, como peloteros, servicios sanitarios, cantina y seguridad vial en el acceso y en el balneario”, dijo a Télam Ramiro Fernández Patri, ministro de Turismo de la provincia norteña. Y agregó: “Semanalmente, más de 20.000 personas visitan la Laguna Oca, estamos muy contentos, porque desde que empezamos el año, vemos con buenos ojos el crecimiento turístico; tuvimos más de 10.000 personas en la Feria Dakar y el ingreso a nuestro país de los competidores, le mostró al mundo una Formosa que está en pleno crecimiento”.
En la ciudad de Formosa, “los que nos quedamos y somos amantes de la naturaleza, disfrutamos de la abundancia de espejos de agua además de jardines naturales”, dijo a Télam un vecino de la capital que, a pesar de los 40º de temperatura, disfrutaba del balneario saboreando la bebida refrescante de la zona: el tereré.