Lanzan documental sobre la gira, sin descanso, de los Beatles

La mítica banda británica The Beatles regresa a la pantalla grande con “Eight days a week: The touring days”, un documental dirigido por Ron Howard, responsable de taquilleros filmes como “Apollo 13”, “Una mente brillante” y “El código Da Vinci”, que presenta imágenes inéditas en las que se repasan los cuatro años en los que el grupo se dedicó a girar sin descanso por Europa y Estados Unidos, en el período comprendido entre 1963 y 1966, conocido como “Beatlemanía”.
La película, que se exhibe durante ocho días en distintos cines de Gran Bretaña y otros países de Europa para luego ser distribuido a través de distintas plataformas digitales, muestra backstages, entrevistas y tomas de conciertos que hasta el momento no habían salido a la luz.
Mucho de ese material fue aportado por Paul McCartney; Ringo Starr; y Yoko Ono y Olivia Aries, viudas de John Lennon y George Harrison, respectivamente; quienes coinciden por segunda vez en una empresa de este tipo, desde el lanzamiento de la serie retrospectiva “Anthology”, de 1995.
Además, así como en aquella oportunidad el histórico productor George Martin, fallecido este año, se sumó al proyecto, esta vez fue su hijo Giles, quien sigue sus pasos, el que se hizo cargo de la tarea de remasterizar el material sonoro.

Gira.
La llegada a los cines de este documental coincide con el relanzamiento en formato digital del disco “The Beatles live at The Hollywood Bowl”, de 1977.
La colaboración con testimonios y material personal por parte de los protagonistas de esta historia permite un acercamiento como nunca antes de había realizado de la etapa en la historia de la banda en la que alcanzó fama mundial, batió todos los records posibles de ventas y audiencias, y provocó un fenómeno que no volvió a repetirse con ningún otro grupo musical.
A lo largo de 100 minutos de película, el documental permite un recorrido gráfico desde la primera gira, llevada a cabo por Escocia, en la primera semana de 1963 hasta el apocalíptico concierto del 29 de agosto de 1966, en el Candlestick Park de San Francisco, época en la que ofrecieron 815 actuaciones, en 90 ciudades de 15 países.
Las imágenes y los testimonios demuestran la transformación de los cuatro beatles, quienes van pasando del entusiasmo y la sorpresa en sus primeras presentaciones, al hartazgo de sus últimos shows.
En ese lapso, hubo hitos como la presentación en el London Palladium, en octubre de 1963, el cual fue seguido por millones de personas por televisión y marcó el inicio de la llamada “Beatlemanía”, tal como lo describió Tony Barrow, el publicista del grupo entre 1963 y 1968, en su libro biográfico “John, Paul, George, Ringo… & Me”. En el mismo escenario, la banda brindó el famoso concierto frente a la Reina Isabel II, en el que Lennon instó a que “los que estén en los asientos baratos aplaudan y los que estén en las plateas pueden sacudir sus joyas”, antes de intepretar “Twist & shout”. Ese lapso también incluyó la memorable primera gira por Estados Unidos, en febrero de 1964, su participación en el show televisivo de Ed Sullivan, su recital en el Shea Stadium y su caótica última gira, en donde todo pareció irse de las manos.
Las imágenes también llevan justicia ante las afirmaciones que sostienen que los Beatles era una gran banda de estudio pero que dejaba bastante que desear en vivo. Ocurre que allí puede percibirse las limitaciones sonoras de la época, debido a que aún no se había impuesto la costumbre de apilar amplificadores al costado del escenario sino que se usaban los altoparlantes de los estadios.

Testimonios.
Los testimonios de los propios integrantes del grupo también dan cuenta del clima opresivo en el que vivían a medida que las giras avanzaban y el número de espectadores crecía, además de los problemas para oírse entre ellos arriba del escenario. Otro punto interesante del documental aparece cuando famosos recuerdan el impacto de los Beatles en su vida, tal como el caso de Whoopi Goldberg o Sigourney Weaver, quienes presenciaron conciertos suyos en Estados Unidos. También se alude en el film al hecho de que la banda se haya negado a que en Estados Unidos se separe al público de acuerdo al color de su piel, lo que provocó que por primera vez negros y blancos se mezclaran en la audiencia.
Lo cierto es que este nuevo estreno brinda otra prueba de que, a 50 años de estos hechos, la famosa banda de Liverpool sigue despertando el mismo interés en el público y guarda espacio para la sorpresa.