Las primeras dos víctimas argentinas de la “Ballena azul”

Un adolescente de 14 años en San Juan y una niña de 12 años en La Plata fueron las primeras dos víctimas conocidas en la Argentina de “La Ballena Azul”, un siniestro juego que se extendió a nivel mundial en las últimas semanas a través de las redes sociales y que llega a invitar a niños y jóvenes al suicidio.
En San Juan, un adolescente fue internado luego de haberse intoxicado con una tira completa de pastillas que tomó cuando jugaba a la Ballena Azul, según anunció en un mensaje de Whatsapp en el que escribió como despedida: “adiós a todos. Los amo”, informó este miércoles la familia del menor.
El joven, que está internado en terapia intermedia tras superar un estado crítico, vive con sus padres y tres hermanos en Rawson, localidad cercana a la ciudad de San Juan, y fue auxiliado por su mamá Mónica a las 7 de la mañana de este martes, cuando se preparaba para ir a la escuela y se desmayó en el baño de la casa.
La familia contó que el adolescente publicó en su whatsapp dos minutos antes de la 1 del martes, un texto que decía “Jugando al juego de la ballena azul” y que cuatro minutos después escribió “Adios a todos. Los amo”.
El adolescente fue atendido este martes por la mañana en el Servicio de Urgencias del Hospital Rawson, donde le realizaron “análisis, lavaje de estómago y una tomografía”, contó un hermano mayor que reside en Mendoza.
En la sala de espera del hospital el padre del menor dijo que la familia se sorprendió con el caso y que “después que se descompuso, vi un paquete de pastillas arriba de la mesa” indicado para controlar la presión arterial.
Mónica, la madre del adolescente, señaló a la prensa en el ingreso al centro médico que sabía que existía el juego “pero no me imaginé nunca que él sería capaz de hacer una cosa así. Cuando nos enteramos de eso, le dijimos que tuviera cuidado con ese juego porque era muy peligroso. Él dijo que jamás lo jugaría porque es satánico. Yo hablé con él. Nuestra familia es muy unida y siempre estuvo muy contenido”.

Niña.
En la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, la madre de una niña de 12 años denunció que su hija se había infligido heridas cortantes en uno de sus brazos por lo que se sospecha que jugaba a “La Ballena Azul”.
La mamá relató que las heridas en su brazo sugieren la forma de una ballena y aseguró que no está en peligro la vida de su hija.
Por su parte, los abuelos de la nena manifestaron que su nieta se estaba lastimando el brazo por jugar “un juego que conoció en Internet”.
La menor les relató que se las provocó luego de ingresar a un determinado sitio web con un grupo de compañeros del Liceo Víctor Mercante dependiente de la UNLP, donde cursa sus estudios secundarios.
“La Ballena Azul” surgió en Rusia y no tardó en recorrer el mundo. Ya se conocieron 130 muertes de adolescentes y se presume que hay miles de chicos en peligro. El juego propone 50 desafíos cada uno de ellos cada vez mas peligroso para su vida y termina con el mandato del suicidio.
Como respuesta en Internet y para contrarrestar los efectos y la expansión de este juego, surgieron otros dos “La Ballena Verde” y “La Ballena Rosa” que también propone 50 desafíos a los adolescentes , pero relacionados con cosas positivas como ser generosos y ayudar a un compañero que sufre acoso, entre otros.
“Queremos demostrar que internet también puede usarse para hacer el bien. ¡Comparte el amor con este desafío!”, aseguraron los creadores de “La Ballena Rosa” en el sitio web del proyecto creado en Brasil, donde se produjeron los primeros casos en Latinoamérica.
Pero Brasil no es el único país que ha reaccionado a la alarma social que generada por “La ballena azul”, relacionada con suicidios adolescentes en México, Colombia, Bolivia, Uruguay y Honduras.
También a través de las redes sociales -principalmente, Facebook y Twitter- y grupos de WhatsApp ha surgido otra iniciativa “La ballena verde” que también propone retos positivos para los adolescentes, pero en español.
También la red social Instagram decidió tomar medidas para contribuir en la lucha contra este tipo de prácticas. Si se ingresa #ballenaazul en el buscador de Instagram, los usuarios encontrarán un mensaje preguntando directamente si necesita ayuda que será brindada si se elige la opción.