Lázaro Baez pidió se investigue la obra pública

El empresario Lázaro Báez, detenido desde el 5 de abril por orden del juez federal Sebastián Casanello por la causa conocida como “ruta del dinero K”, en una entrevista telefónica con Infobae, negó ser testaferro de la familia Kirchner y aseguró que no existe ningún tipo de pacto de silencio con la ex presidente de la Nación.

La entrevista textual es la siguiente:

– ¿Usted es testaferro de Cristina Fernández de Kirchner?

Lázaro Báez: No soy testaferro de Cristina Fernández de Kirchner ni de la familia Kirchner. Un testaferro no pediría, en la causa y por escrito, que se investigue la obra pública. Porque aparentemente todo el mundo pretende que se corte el hilo en Lázaro Báez.

– ¿Existe un pacto de impunidad entre Cristina y usted?

No, para nada. Por eso estoy diciéndole, y está escrito en el expediente, no es una expresión para quedar bien, que hemos pedido la investigación, precisamente, de la obra pública.

– ¿Cristina Fernández de Kirchner lo traicionó?

No sé si trata de traición o no traición. Lo que sí creo es que acá hay demasiada mano extraña para que, vuelvo a reiterar, el hilo se corte en Lázaro Báez. Le hablo de la investigación.

– ¿Usted vio el video de sus hijos en el aeropuerto en el que uno de ellos sufrió un escrache?

Esa es una expresión clarita de lo que estamos hablando. A mis hijos los insultaron, mientras que atrás sale el hijo de la ex Presidente, muy amable, todo el mundo con una recepción fantástica… Pero nosotros no éramos los que manejábamos los intereses de este país ni tampoco éramos, como dicen, los que direccionaban la obra pública. Es macabro que se direccionen todos esos insultos y esa agresión hacia mis hijos.

– ¿Y quién está detrás de esto? ¿El juzgado o el kirchnerismo?

No sabría decírselo pero que está armado, está armado. No piensan que hay una familia detrás. Ni tampoco que hay una investigación que aún no finalizó. Acá fuimos condenados anticipadamente.

– ¿Usted es un preso vip?

¡No! Creo que la penitenciaria salió a mostrar la realidad de dónde estamos. No tengo ningún privilegio.

Compartir