Le pegó a su hijo con un cinto y va a la cárcel

El juez de control, Fernando Gabriel Rivarola, en uno de sus últimas sentencias antes de asumir como juez del Tribunal de Impugnación Penal, condenó a un padre a seis meses de prisión de efectivo cumplimiento, por ser autor del delito de lesiones leves calificadas por el vínculo, ya que con un cinturón golpeó a su hijo de 10 años en todo el cuerpo. Además el magistrado le unificó esa pena con otra sentencia del 31 de agosto pasado, en una pena única a seis meses de prisión de cumplimiento efectivo bajo la modalidad de prisión nocturna. En aquella oportunidad el propio Rivarola lo había condenado, en un juicio abreviado, a seis meses en suspenso y dos años de reglas de conducta, por el delito de lesiones leves en perjuicio de su pareja, a quien le aplicó golpes de todo tipo, tomó del cuello y empujó contra una computadora mientras tenía a su bebé en brazos.
Ahora, a través de otro abreviado convenido entre el fiscal Walter Antonio Martos, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y por el imputado –un jornalero de 37 años–, Rivarola dispuso los seis meses de prisión nocturna y revocó la condicionalidad de la pena anterior. A su vez le impuso como obligaciones respetar los horarios de presentación en el lugar de alojamiento y acatar las normas de convivencia, no cometer nuevos delitos, fijar domicilio o residir en el ya fijado, y abstenerse de relacionarse de modo alguno con la víctima.
El magistrado dio por demostrado que el 23 de octubre pasado, el padre “tomó a golpes a su hijo, con un cinto, pegándole en todas partes del cuerpo y ocasionándole que pierda la estabilidad y golpeé su cabeza contra el piso y un bidón blanco”. A raíz de la golpiza el niño de 10 años sufrió escoriaciones y hematomas.

Compartir