Le pidió matrimonio en medio de un partido de básquet de la liga pampeana

OCURRIO EN EL MARCO DE UNA NUEVA FECHA DEL TORNEO PROVINCIAL

“Mi noche soñada…Lo más importante Fabiola Sttefanazzi dijo que Sí! gracias a todos los que fueron partícipes y me ayudaron, familiares, amigos, a los árbitros, jugadores rivales y compañeros. Es lindo amar cuando se hace de manera sana. Tengo muchísima suerte de tener una verdadera compañera, mujer y madre al lado mío. Se merece esto y muchísimo más”. Con este mensaje, el basquetbolista Juan Manuel Lara expresó lo que vivió el sábado por la noche en General Acha, cuando se disputaba una nueva fecha de la Liga Pampeana de básquet.
Transcurría el tercer cuarto del encuentro entre Centro Rincón Vasco y Ferro de Pico. Juan Manuel estaba esperando el momento oportuno, para que “Ricky” Maranzana, uno de los árbitros y de los tantos cómplices con lo que contaba esa noche, parara el partido. “Cuando hiciera una jugada destacada iba a parar el partido y me iba a llamar, aunque ese momento se hizo esperar porque metí un par de bandejas, pero no lo paraba”, comentó ayer el protagonista de la historia en diálogo con LA CHUECA.
“Estuvo bien Ricardo, que tenía los anillos, en esperar, porque gracias a Dios metí un triple y ahí encontró la ocasión especial para detener el encuentro. El me dio los anillos y mis primos, que juegan en el club, entraron con Fabiola, me arrodillé y le propuse casamiento”, contó Juan Manuel.
“Por suerte salió todo bien y dio el sí. Jugué ascensos, descensos o finales, pero nunca tuve tantos nervios como ese día”, dijo ayer risueñamente el basquetbolista, que ya planifica la boda para febrero del año próximo. La noche del sábado terminó siendo positiva para Juan Manuel y el equipo de Rincón Vasco, ya que se quedó con la victoria ante Ferro de Pico por 89-83.

El resurgir de Rincón Vasco.
Por motivos laborales, Juan Manuel Lara se radicó este año en General Acha. Anteriormente había vestido, entre otras, las camisetas de All Boys y de General Belgrano. “Llegue a Acha y no podía creer que la tercera localidad de La Pampa no tuviera básquet competitivo, solo había algo de mini básquet. Quería seguir jugando, así que hablé con mi tío (Javier Bassa) y armamos el proyecto. Después conté con el apoyo de la Federación (Pampeana de Básquet) y cuando me dieron el okey comenzamos con una movida mediática, que dio mucho resultado”, dijo y agradeció el acompañamiento de Bassa y Juan Pablo Eberhardt.
Si bien al principio la tarea no parecía sencilla, con el correr de las fechas, Rincón Vasco dio algunos batacazos en el Provincial de primera división, superando a All Boys de Santa Rosa, Sportivo Independiente de Pico y Ferro de Pico.

Compartir