Llega a La Pampa la primera refugiada siria

LA CANCILLERIA LE DIO LE DIO LA VISA A LA JOVEN POR LAS GESTIONES DE LA ASOCIACION ARABE

“Hablamos en inglés porque yo no sé nada de árabe y ella tampoco de castellano. A las dos nos gusta el arte, la literatura y la fotografía. Ahora vamos a tener tiempo de conversar en serio y no por Internet”.
Falta un día para que Hannen Nasser llegue a la Argentina pero María Belén no puede con su ansiedad. La “prima” a la que conoció por Internet en el año 2012 arribará el viernes por la noche al Aeropuerto de Ezeiza y en Parera, los Nazer ya tienen todo preparado: Haneen será la primera refugiada siria que llegue a La Pampa.
Después de varios meses, la Asociación Arabe de La Pampa logró destrabar la burocracia diplomática que demoraba el trámite y ayer, finalmente, la Cancillería Argentina le otorgó a Hannen Nasser una visa de refugiada que habilita su ingreso al país. En diciembre del año pasado, María Belén se ofreció como “Familia Llamante”, una figura dentro Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros Afectados por el Conflicto de la República Arabe Siria.

Prima.
Si bien no pueden demostrar fácticamente que las une un lazo sanguíneo, el apellido (que fue alterado cuando los ancestros de María Belén llegaron al país) de María Belén (37 años, docente de inglés, hija de una familia tradicional de Parera) y Hannen (24 años, fotógrafa y traductora) fue suficiente para iniciar una relación por Facebook y luego por Skype.
En el año 2012, María Belén comenzó a rastrear potenciales familiares en Siria por las redes sociales. Buscó su apellido (y las posibles degeneraciones) y allí se encontró con Haneen. No hicieron falta muchas sesiones de chateo para que iniciaran una amistad. Generalmente, cuando María Belén salía de trabajar mantenían largas charlas: en Parera, pueblo de 2.500 habitantes al norte de La Pampa, eran las cinco de la tarde. En Latakia (Siria), una ciudad tan grande como Bahía Blanca, las 10 de la noche. La guerra, los amigos de Hannen que abandonaban el país, eran temas frecuentes.
“Ella me contaba de la guerra, de los aviones que todo el tiempo sobrevuelan la ciudad para protegerla de bombardeos. Después de un tiempo yo le dije si quería venirse y ella me dijo que lo iba a pensar. Había varios amigos suyos que habían inmigrado. Finalmente se decidió y yo fui a hacer los trámites a migraciones”, dijo María Belén.

Asociación.
Cuando la Asociación Arabe de La Pampa decidió hacer público el caso de Hannen y la tardanza de Cancillería, poco se sabía de la joven. Ahora sabemos un poco más: vive en Latakia, una provincia costera que da al Mar Mediterráneo, junto a sus padres y un hermano de 17 años. Su otra hermana estudia arte en Damasco, la capital del país.
Si bien el conflicto bélico se había mantenido alejado de Latakia, en las últimas semanas varios ataque rozaron a la ciudad donde vive Hannen. Hace tres días los militares rusos lograron suministrar dos toneladas de la ayuda humanitaria (harina, arroz, conservas de carne y pescado) para las familias más afectadas en un pueblo de Latakia en el que días atrás murieron al menos 20 habitantes en un enfrentamiento. En apenas 6 años la guerra que afecta a Siria dejó 280.000 muertos, más de 12 millones de desplazados y otros tantos que dependen de ayuda humanitaria para sobrevivir.
“Yo vivo sola, no tengo hijos, ni marido. Trabajó en la escuela primaria de Parera y en Ingeniero Luiggi en el secundario. Vamos a vivir las dos juntas. Justo me agarra en vacaciones así que va a ser un buen momento para conocernos y tener un período de adaptación. Acá en el pueblo, está todo bastante alborotado. La gente espera que llegue Haneen, hay mucha expectativa. Es un pueblo cálido y muy abierto y seguramente ella se va a sentir a gusto”, concluyó.

Bienvenida a lo árabe
El viernes por la mañana María Belén Nazer viajará en auto rumbo a Buenos Aires junto a su hermano y su padre para traer a a Haneen a Santa Rosa. Cuando lleguen, la Asociación Arabe de La Pampa está organizando un almuerzo en donde no faltará el tradicional keppe, las sfijas (empanadas), música tradicional árabe y quizás alguna odalisca. El agasajo será el domingo al mediodía y luego “las primas” partirán hacia la localidad de Parera.