“Lo peor es no hacer nada”

El gobernador Carlos Verna recibió en su despacho al intendente de General Pico, Juan José Rainone, en el marco de un encuentro que sirvió para que este último lo informara sobre la marcha de la gestión en la localidad norteña y las necesidades que se presentan. Rainone reconoció que, aun cuando el panorama económico y social dista de ser el deseado, los intendentes no deben quedarse sólo con quejas y gestionar de manera equilibrada. “Lo peor que podemos hacer es no hacer nada. Dentro de eso, con la responsabilidad de administrar los fondos y recursos que ingresan al municipio a través de distintas bocas como puede ser la recaudación, la coparticipación o las regalías, uno va planificando su plan de obras. Cuando son obras superiores entonces sí hay que requerir ayuda de otras dependencias, como puede ser el Gobierno provincial o el Nacional a través del provincial”.
Admitió que conducir una ciudad como General Pico “no fue ni va a ser fácil”, pero que debe hacerse con “equilibrio y teniendo en cuenta que el concepto política implica la búsqueda del bien común, lo que requiere la interacción del gobernante con los gobernados”. En este sentido, destacó que esa posición en favor de la participación ciudadana y la descentralización “es uno de los ejes estratégicos” de su mandato. “Hay que tratar de llevar la cosa desde lo racional y con la verdad, poner en conocimiento de la gente las problemáticas de la administración, porque en definitiva el Estado somos todos. El ciudadano tiene que entenderlo e involucrarse en la cosa pública porque así se facilitaría la transparencia”.
Se refirió luego a la situación socio económica. “Lo macro impacta en lo micro. O sea lo que se vive a nivel nacional impacta en los pueblos en forma directa. Uno tiene que estar en atento para mitigar las situaciones”, dijo, y advirtió que “estamos teniendo más demandas que en años anteriores”.
No obstante, aclaró que “estamos conteniendo y hay un compromiso mutuo para ver como solucionamos esto. Por eso hablo de comunidad organizada y por eso hablaba recién de estar más cerca de la gente para poder adelantarse o estar antes que lleguen los problemas. En una comunidad ordenada y organizada se prepara para enfrentar cualquier problemática con alto nivel de solidaridad. Pero hay que trabajarlo al tema. Estamos atentos para que las dificultades pasen lo más desapercibidas posibles”.

Letra.
“Yo intento no tirar letra para que se vea el vaso medio vacío, porque los argentinos somos así como cultura. Pero se han tomado medidas apresuradas, duras, sin tener en cuenta la real dimensión de lo que iba a generar. Me da la impresión de que se salió a gobernar sin conocer mucho, el interior fundamentalmente. Igual uno trata de tener esperanza de que al gobierno le vaya mejor, porque si le va mejor al Gobierno Central nos va bien a todos”.
Más allá de esa posición, reclamó que “muchas decisiones se toman por números y no por el impacto que pueda tener en los humanos. En cierta medida, deshumanizan”.
Esto, cerró, supone desafíos cotidianos para los intendentes. “Por característica yo intento siempre ver el sol aunque esté lloviendo, y a partir de ahí me preparo para enfrentar los problemas que vayan surgiendo, apoyándome en un grupo de funcionarios que, también trabajo todos los días, para que se prepare de la mejor manera. Ese es el planteo que tengo como faro de gestión: una comunidad ordenada y organizada y una revolución cultural. Preparar desde a educación para que en definitiva nos vaya bien a todos”.

Compartir