Logro de la medicina pampeana: reconstruyen el codo de una mujer

Personal del hospital Lucio Molas reemplazó por completo el codo de una mujer por una prótesis articulada, lo que representa una intervención inédita en la provincia. La paciente había recibido por accidente una descarga de perdigones de una escopeta, que afectó seriamente su brazo. Diez personas trabajaron en el quirógrafo durante tres horas y media.
Tal fue el impacto de la cirugía de alta complejidad, que el director del hospital, Armando Hornos, junto a los médicos Franco de Turris, Ana Sabatini y Laura Vigliotta, dieron detalles de la intervención.
La cirugía estuvo a cargo del Servicio de Traumatología y Ortopedia del hospital Lucio Molas y la realizaron profesionales del establecimiento el jueves pasado. La mujer fue dada de alta hoy.
La mujer sufrió accidentalmente el impacto de los perdigones de una escopeta en un codo cuando se encontraba ordenando un ropero. El hecho se produjo en un campo de General Acha hace aproximadamente tres meses.
Es la primera vez que se hace un reemplazo total de codo en el Molas. “Se trata de una cirugía importante y esperamos que la paciente recupere la posibilidad de usar el brazo y antebrazo con el movimiento del codo, lo cual le permitirá volver a trabajar. Es una cirugía inédita en La Pampa y hoy tenemos un resultado maravilloso gracias al empuje de nuestros grupos quirúrgicos, lo que permite que cada vez más se estén derivando menos pacientes”. Con la ayuda de nuestros anestesistas estamos recuperando las cirugías programadas”, expresó Hornos.
Franco de Turris, jefe del Servicio de Traumatología y Ortopedia, estuvo al frente de la operación. En referencia al accidente doméstico puntualizó que el escopetazo impactó directamente en esa parte del cuerpo: “Fue a limpiar un placard donde había un arma envuelta en una frazada que al estar sin el seguro, se le escapó el tiro y le voló todo el codo. No se decidió la amputación porque la mujer tenía sensibilidad y movimiento en la mano, de manera que se decidió hacer la cirugía consistente en un reemplazo total de codo”, graficó.
“Hoy le dimos el alta a la señora, tiene movilidad casi completa con extensión del brazo y se lleva el brazo a la mano, va a poder hasta comer. Está con los puntos y una vez que se los saquemos comenzará con su rehabilitación, pero espontáneamente mueve la mano. No es una prótesis fácil de colocar, tuvimos que mandar hacerla a medida. Fue una cirugía compleja” explicó.
“Estamos muy contentos y orgullosos por el logro y quiero destacar los recursos que tiene el hospital: las prótesis que hoy nos mandan son de muy buena calidad y al tener buenos anestesistas podemos programar así”, agregó.
En la operación trabajó el equipo de Traumatología compuesto por cuatro profesionales: los doctores Beascochea, Martos, Montiel y Morales. Se sumaron todas las instrumentadoras y los servicios de anestesia y quirófano.