Lorenzetti dijo que los “roces” de la Justicia con otros poderes son “parte del juego democrático”

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, aseguró hoy que el Poder Judicial “no debe gobernar”, pero sí debe “aplicar las leyes”, y en una aparente referencia al reciente fallo sobre tarifas, consideró que “los roces del Poder Judicial con otros poderes son parte del juego democrático”.
“El Poder Judicial no sólo debe ser independiente respecto de los otros poderes, sino también de los poderes económicos, que en el siglo XXI tienen un poder cada vez mayor y ese es el gran desafío de los poderes judiciales en todo el mundo”, enfatizó.
El ministro de Corte y cabeza del Poder Judicial habló esta noche en el acto de apertura de las III Jornadas Académicas de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (Amfjn), donde además estuvieron el ministro de Justicia, Germán Garavano, el titular de la entidad organizadora, Ricardo Recondo y la decana de la Facultad de Derecho, Mónica Pinto.
“Se dice que hay activismo judicial, pero lo que dicen eso deben leer las normas ya que si se dictan leyes o se firman tratados internacionales, deben ser aplicados”, aseguró Lorenzetti para enfatizar que “o se cambia la ley o se la aplica”.

“Transformación”.
Abogó también por “transformar al Poder Judicial” ya que para que la justicia sea independiente “se necesitan más tribunales, más jueces que están en los lugares de conflicto, más recursos más tecnología y que los juicios no demoren tanto” y convocó “al Ministerio de Justicia y al Congreso para llevar adelante esta tarea”.
A su tiempo, Garavano firmó que “desde el gobierno nos planteamos lograr un clima de normalidad y salir de los esquemas de conflicto” ya que “e desafío de todos es cómo generar una sociedad más pacífica y más justa”.
Por su parte, Recondo, camarista del fuero Federal en lo Civil y Comercial de la Capital, fue crítico de los recursos de amparo aceptados por decenas de jueces en todo el país en materia tarifaria al sostener que “debemos actuar con suma prudencia, especialmente con los recursos de amparo, que no deben ser usados para entorpecer la labor de otros poderes”.
“Los jueces controlamos los abusos, pero no estamos para gobernar, ni para establecer políticas de Estado”, añadió.
También se manifestó porque un estado de derecho “en el que las mayorías respeten a las minorías, algo que no pasó en la última década” y en la que “tanto el poder judicial como la prensa libre estuvieron a punto de desaparecer”, según afirmó. (Télam)

Compartir