Los caños y el tránsito

El tránsito por las avenidas Perón y Circunvalación Sur comenzó a complicarse ayer conforme fueron avanzando los trabajos de los operarios de la empresa que operará la bomba de desagote del cuenco mayor de la laguna Don Tomás. Durante casi toda la víspera el tránsito por la Santiago Marzo, desde la Avenida Perón hasta la calle México, se vio alterado. Así se mantendrán las cosas, al menos, por los próximos cuatro meses, según estiman los ingenieros que están montando el dispositivo.
El tendido de la manguera que sale desde el Parque Don Tomás y atraviesa la rotonda de Vialidad, cruzando la Perón para introducirse en la Circunvalación, requirió de la instalación de pequeños puentes que permiten el paso de los automotores sin afectar el extenso ducto.
Junto a ello, el municipio dispuso de señalizaciones por medio de conos y vallas pero también con personal de la Dirección de Tránsito que se ubicó en las esquinas donde el tránsito estará habilitado pero con precaución, es decir los cruces de la Circunvalación con las avenidas Perón, Ameghino, Autonomista y México.

Embotellamientos.
El problema mayor que entraña la instalación del sistema de pequeños puentes en la rotonda de Vialidad Nacional es que los autos deberán reducir su velocidad considerablemente para atravesar esas estructuras, las cuales adoptan la forma de un lomo de burro. Eso reducirá la fluidez del ingreso al centro santarroseño.
Raúl Ochoa, director de Tránsito del municipio local, pidió paciencia a los conductores, a la vez que recomendó que quienes viajen en horas pico desde la zona de Quintas entre Santa Rosa y Toay hacia el centro por Perón salgan con tiempo desde sus casas porque sin dudas sufrirán un retraso.
Desde primera hora de hoy, personal de Tránsito, con apoyo de agentes de la Policía, monitoreará el tráfico por Perón en el ingreso a la capital pampeana. De ser necesario, desviarán el tráfico a la altura de las calles Utracán y General Acha para que el ingreso se realice por el eje Telén-Ameghino, de modo de ir descomprimiendo el cuello de botella que se generará en la rotonda de Vialidad Nacional, es decir, el cruce de Perón y Circunvalación.

Cruces más lentos.
Los vecinos que viven en los barrios ubicados al oeste de la Circunvalación Sur, como Villa Parque, Butaló, 26 de Septiembre y Empleados de Comercio, también sufrirán un trastorno en su tránsito desde y hacia el Centro, puesto que estarán cortados los pasos por las calles Brasil, Macachín, Venezuela y Wilde.
A su vez, los pasos por Autonomista-Trenel, Ameghino-Telén y Pasteur serán más lentos que en la actualidad, porque el ancho del puente que permite el paso de los vehículos sobre la manguera solo alcanza para un solo automotor, es decir, que solo podrá pasar uno por vez.
Anoche, el municipio emitió un comunicado donde informó que las calles habilitadas para el tránsito vehicular en dirección Norte- Sur eran México, Pasteur, Ameghino (por carriles centrales), Autonomista (con precaución, sólo media calzada) y Avenida Perón (ambas direcciones).
“En los cruces se encuentra presente personal de tránsito, de igual modo se solicita a los conductores circular con extrema precaución dado que todas las calzadas se encuentran parcialmente habilitadas”, explicaba el parte de prensa.
La cañería que llevará el agua se extiende por un enorme tramo de la Circunvalación Sur que va desde la Avenida Perón hasta el cruce con Emilio Zola, puesto que la tubería finalizará su recorrido en una boca de registro del sistema de desagües pluviales que finaliza en el Bajo de Giuliani. Entre ese punto y la rotonda de Vialidad Nacional hay 1.800 metros.
El tránsito sobre los carriles centrales de la Circunvalación Sur, desde la Rotonda del Ejército hacia la Perón se verá interrumpido a la altura del cruce con México, ya que a partir de ahí los vehículos deben bajar a la Colectora, para subir nuevamente al carril principal en el cruce con Ameghino.

Pedaleada solidaria en la Perón
El colectivo “Bicisendas Santa Rosa-Toay” organizó para hoy una pedaleada solidaria por la avenida Perón en beneficio de los afectados por las inundaciones en el marco del Día Mundial de la Bicicleta. La actividad deportiva se comenzará a las 14 desde el estacionamiento del Centro Judicial de Santa Rosa. En un primer momento el evento iba a desarrollarse en la laguna Don Tomás pero, atentos a las últimas inundaciones, los organizadores decidieron modificar el trayecto.
Los participantes podrán llevar donaciones entre las 13.45 y las 14.15, momento en que se partirá con una pedaleada grupal hasta la Rotonda del Ejército, punto donde se emprenderá el regreso a la ciudad judicial. Los organizadores solicitaron a quienes concurran que colaboren donando lavandina, agua mineral, pañales y alimentos no perecederos (en especial salsa de tomate).
El Día Mundial de la Bicicleta o Día de la Bicicleta se celebra en todo el mundo cada 19 de abril con la finalidad de promover el uso de este medio de transporte, llamar la atención sobre los derechos de los ciclistas y destacar sus beneficios para la salud y para la movilidad sostenible.

“La cacerola está llena”
Daniel Sierra es el director de la Escuela de Canotaje que funciona en el Parque Don Tomás. Nacido y criado en Tigre, provincia de Buenos Aires, el responsable de la institución aseguró que no es ingeniero ni tiene estudios académicos en la materia pero tiene una experiencia de vida en el Tigre, donde sufrió inundaciones y vio trabajar dragas enormes.
“Desde que estaba Varela en funciones vengo diciendo que se tienen que dragar las lagunas”, aseguró ayer en diálogo con Radio Noticias 99.5. Jorge Varela, a quien se refiere, fue el secretario de Obras Públicas de la ciudad durante la gestión de Oscar Jorge, quien ocupó la intendencia de la ciudad entre 1991 y 2003, durante tres períodos consecutivos.
“Yo vi cómo se hizo la cancha nacional de remo y de canotaje, entonces tungo una ligera idea de qué es una draga, que no es pequeña como la que hay acá, sino mucho más grande. Si la idea es que la laguna, a futuro, tenga un piso que suba hasta la superficie, está bien, pero nos vamos a quedar sin cuenco. Si el agua de toda la ciudad de Santa Rosa, cada vez que llueve, va a terminar en la laguna, va a traer toda la tierra y la porquería que ande dando vueltas y eso se sedimenta, que es lo que pasó. La cacerola está llena, hay que meter una máquina y dragar. Que saquen el barro de abajo y rellenen con eso los terrenos bajos”, opinó.
Para Sierra, trasvasar el agua de la laguna Don Tomás al Bajo de Giuliani no hará que las napas de la ciudad bajen, pero sí se logrará ese efecto con el dragado de cuatro a cinco metros. “Hay que dragar. Hace catorce años, nos tirábamos desde los botes y no llegábamos a tocar el fondo de la laguna. Ahora, te tirás de cabeza y te clavás en el fondo. Debe tener algo menos de dos metros en la parte profunda”, sostuvo.