Los mosquitos no dan tregua

El insecto que ha tenido este crecimiento tan notorio en la ciudad es el mosquito común, que más allá de que lo molesto que es, no transmite ninguna enfermedad, según aclararon desde la dependencia municipal.
Las copiosas lluvias de las últimas semanas en Santa Rosa generaron variedad de transtornos, en un contexto con barrios inundados, calles intransitables, cuencos rebalsantes y muchos otros problemas. Pero en este fin de semana largo se agregó una presencia tan molesta como masiva, la de los mosquitos.
En toda la ciudad la invasión fue notoria y obligó a los vecinos a recurrir a los productos que se comercializan para ahuyentarlos. La comuna comenzó a fumigar el pasado sábado en el barrio Almafuerte, pero se espera que desde hoy siga en el resto de la capital provincial
La combinación de las lluvias de hace dos semanas, con la humedad que ello conlleva y el “calorcito” de los últimos días, produjo la aparición de los mosquitos.
“En el verano pudimos controlar al mosquito común con las fumigaciones en los cuencos y en la laguna. Ibamos recorriendo esos lugares con la camioneta, y también las casas linderas, y fumigábamos”, explicó Paola Aliaga, directora general de Ambiente en la municipalidad de Santa Rosa, consultada el viernes desde LA ARENA.
La funcionaria agregó que esas tareas de fumigación se debieron interrumpir a raíz de las lluvias y adelantó que desde hoy se retomaría el trabajo. Además, Aliaga dijo que la intención es hacerlo con un avión fumigador, como se hizo el año pasado. Contar con una aeronave permitirá llegar a lugares donde en la actualidad no se puede por el avance de las aguas que produjo la lluvia.

Sin enfermedad.
La funcionaria municipal aclaró que el insecto que ha tenido este crecimiento explosivo es el mosquito común, que más allá de que lo molesto que es, no transmite ninguna enfermedad.
En el caso del “Aedes aegypti”, en este verano no fue necesario realizar ningún “bloqueo” ya que no se detectó su presencia en la ciudad. El A. aegypti es el agente transmisor del dengue. Su presencia es permanentemente monitoreada a fin de tomar medidas de prevención en caso de detectárselo.