¿Por qué fueron tan fuertes los vientos del fin de semana?

UN CENTRO DE BAJA PRESION PASO SOBRE LA PAMPA Y PROVOCO VIENTOS DE 85 KM/H

El viento en Santa Rosa el fin de semana, con ráfagas que llegaron hasta los 85 kilómetros por hora, fue el tema en toda mesa donde se celebró el Día del Padre. Tal como había sido pronosticado, desde el amanecer del sábado el fenómeno se hizo sentir fuerte y generó algunos incidentes por su intensidad.
La pregunta recurrente fue por qué en esta época del año experimentamos vientos tan intensos. LA ARENA entrevistó a Carlos López, uno de los meteorólogos más renombrados de nuestra provincia. López, además de su paso por el Servicio Meteorológico Nacional, fue instructor de radiosondeo en varios países de Latinoamérica, pronosticador de vuelo a vela y sin dudas la persona que acumula mayor experiencia en la observación de los fenómenos meteorológicos que ocurren en La Pampa.

– Muchos se sorprendieron el fin de semana por la intensidad de los vientos en esta época del año ¿a qué se debe el fenómeno?
Se trató de una irrupción de aire frío, pero con la particularidad de que el centro de baja presión del frente pasó por arriba de la provincia. Es muy interesante porque es uno de los primeros indicios en nuestra zona del cambio climático global. Sucede que por el calentamiento se ha elevado la posición del Anticiclón semipermanente del Pacífico y entonces los frentes pueden ingresar más arriba. Lo hacen a la altura de Mendoza en algunas ocasiones. Y el centro de baja presión que antes avanzaba a la altura de Puerto Madryn puede llegar a hacerlo por arriba de nuestra provincia como en este caso.
López añadió que “fue una situación meteorológica muy interesante para observar, hace una semana los informes especiales del Servicio Meteorológico Nacional lo indicaban. Pude ver el fenómeno cuando recién se encontraba en el Pacífico unas 200 millas mar adentro. Es evidente además que la irrupción en el país trajo consigo el viento y fuertes nevadas que ya están ocurriendo. En esta oportunidad la baja ingresó al territorio nacional proveniente del Pacífico a la altura del límite de Neuquén y Mendoza y salió al Atlántico en la zona de Bahía Blanca”.
“En este caso -agregó el especialista ante la consulta de este diario- se dio la particularidad de una diferencia muy marcada de presión atmosférica entre los centros de baja y alta del frente. Además la masa de aire en la que nos encontrábamos era muy cálida con temperaturas por encima de los 30 grados en el norte del país. Afortunadamente no estaba muy cargada de humedad y eso alivió de intensas lluvias a nuestra provincia”.

– ¿Tiene correlación lo explicado antes con las fuertes lluvias que provocaron las inundaciones en nuestra provinicia?
– Efectivamente, el episodio de lluvias de fines de marzo fue producido por una situación similar a esta. Una baja pasó a la altura de nuestra provincia, y disminuyó su avance cuando llegó a la provincia de Buenos Aires antes de salir al Atlántico. Así se provocaron las intensas lluvias que colapsaron la laguna Don Tomás e inundaron el norte de La Pampa.

-¿Debiéramos esperar más eventos como éstos en un futuro?
Así es. La alteración en la posición del Anticiclón semipermanente del Pacífico por el calentamiento global abre la posibilidad de que los frentes describan un comportamiento zonal diferente. Al desplazarse una baja por sobre nuestra provincia y salir al atlántico a la altura de Bahía Blanca en lugar de hacerlo más al sur saliendo al mar por Madryn hace que los pampeanos podamos experimentar el patrón de vientos al que está acostumbrado alguien que vive en Chubut. Esa es sin más ni menos la razón por la que quienes están atentos al clima se sorprendieron este fin de semana con el comportamiento del viento. Lo mismo sucede con las lluvias.

Cómo afectó el viento a la ciudad:

Un apagón que afectó a dos barrios de la ciudad, más de 40 reclamos en la medianoche por cortes de energía localizados, algunos árboles caídos, incendios de pastizales complicados de controlar y hasta la voladura de un techo fue el saldo del fuerte viento que sopló en Santa Rosa durante la jornada del sábado -sobre todo por la noche- y la mañana del domingo.
El fenómeno afectó una amplia zona del centro del país. El sábado, a las 22.54, se registró la ráfaga más importante, que alcanzó los 85 kilómetros por hora.
Una hora antes, otra ráfaga tiró un árbol en el Parque Industrial. La Cooperativa Popular de Electricidad (CPE) informó que la caída de ese ejemplar afectó la línea de electricidad que abastece a los barrios Escondido y Villa Sol del Este, los cuales se quedaron sin luz durante una hora. Apenas pasadas las 23 el servicio fue restituido. Hubo un corte posterior, pero fue de apenas algunos minutos.
Desde la entidad informaron que si bien no hubo grandes apagones, a la medianoche del sábado se acumulaban 40 reclamos de particulares, sobre todo por el corte en los cables que bajan desde el tendido eléctrico hacia los pilares. Varios de esos reclamos pertenecían también a la zona rural. Las cuadrillas de la CPE estuvieron trabajando en durante toda la madrugada para reestablecer el servicio a los afectados.

Arboles y un techo.
El cuerpo de bomberos de la Unidad Regional I de la Policía también tuvo trabajo. A la 1 de la madrugada de ayer, un techo de chapa, con la tirantería de madera, se voló en la calle Pío XII al 1500, en Villa Santillán. La estructura cayó en el patio de una vecina, una señora mayor. “Se trabajó para sacar la estructura del lugar. Afortunadamente la caída del techo no provocó más inconvenientes que el propio de la voladura”, explicaron desde el destacamento.
Los servidores públicos también acudieron a un llamado en Villa Germinal. Allí, en la esquina de Tito Fuertes y Maestros Puntanos, el viento derribó un pino y dejó otro a punto de caer, aunque su declive fue detenido por otro árbol. Justamente, el que quedó inclinado, apoyado sobre el otro pino, es el que más preocupación provocó en los moradores de la vivienda, puesto que podría caer sobre la casa.

Grúa.
Uno de los árboles, el que cayó sobre el patio, fue cortado luego con motosierras para retirarlo. El otro quedó apoyado a la espera que alguna cuadrilla del municipio o de una empresa privada realice la tarea de removerlo (ver recuadro). “Nosotros no tenemos el equipo para sacarlo. Se necesita una grúa que lo sostenga, mientras lo cortan, justamente por el temor a que caiga y dañe la vivienda”, explicaron desde Bomberos. Las raíces de los árboles que el viento tiró, dañaron el tapial del cerco perimetral y también el pilar donde está la bajada de la energía eléctrica.
Bomberos aseguró que durante el sábado tuvieron que trabajar en el control de varios incendios de pastizales en distintos sectores de la ciudad, tarea que resultó muy ardua producto del fuerte viento.

Una familia autoevacuada.
El municipio local informó que la familia que vive en Tito Fuertes y Maestros Puntanos decidió autoevacuarse hasta tanto el personal municipal elimine el peligro que representa el árbol que amenaza la vivienda. “Una familia se encuentra autoevacuada por precaución debido a que su vivienda se encuentra rodeada por pinos de hasta 20 metros”, se informó ayer a través de un parte de prensa.
El subdirector de Espacios Verdes de la ciudad, Marcelo Fonzo, junto a personal del área, acudió ayer al mediodía a la avenida Argentino Valle, frente al edificio del IPAV, donde un vecino alertó sobre la caída de una acacia bola. “Se procedió a extraerla y cortarla para hacer leña que será destinada al área de Acción Social”, se informó.
A su vez, en Quintana y Avellaneda se cayó un semáforo, por lo que asistió personal municipal. El personal municipal también atendió reclamos en Azurduy y Alelíes y en Crispiniano Fernández y Magaldi.
“Durante toda la noche y en el día de mañana (por hoy) continuarán con las tareas de recolección y recorrida las calles, controlando que no haya árboles caídos a consecuencia del fuerte viento que azota nuestra ciudad. La Municipalidad de Santa Rosa recomienda circular con precaución y ante cualquier emergencia llamar al 147, opción 2”, concluyó el parte de prensa.