Macri habló de la arritmia por la que fue internado el viernes

El presidente Mauricio Macri explicó hoy en forma detallada, y por momentos con bromas durante un diálogo con los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno, el problema de la arritmia cardíaca que sufrió el viernes pasado, y tras agradecer “los miles de mensajes de apoyo” que recibió, le bajó el tono al episodio al comentar que su personalidad “no es la de hacerme el enfermito por cualquier cosa”.
Macri comentó que el viernes, poco antes de las 15, sintió “como una agitación, y como tengo un par de amigos hipocondríacos a los que vivo cargando por su hipocondrismo, me acorde de ellos, y me dije ‘me estoy imaginando que me está pasando esto, pero no me está pasando’”.
“Justo tenía una reunión con periodistas de Infobae para hacerme un reportaje. Entré a la sala y ya tenía esa agitación. Como estaba sentado, empecé a hablar más pausadamente de lo habitual, a ver si me pasaba y no me paso”, recordó el presidente en una conversación con los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno, durante un agasajo que ofreció por el “Día del Periodista”.
“Después tenía una reunión de trabajo por el tema de energía, y no me pasaba, entonces ahí fue cuando le dije a Anita (su secretaria) que llame al médico de guardia para que me haga un electrocardiograma porque va como rápido el corazón”, dijo.
En ese punto, Macri respondió rápidamente con una risa a una cronista que le preguntó si el tema de la energía no fue el que le hizo subir las revoluciones, al tiempo que le señaló que “ese ese chiste ya lo había escuchado”.
“El chico que estaba de guardia me dijo que tenía una arritmia, y me recomendó reposo mientras llamaba a los médicos principales y le dije tengo una reunión con cuatro periodistas, que esto es una pavada, y para qué vamos a hacer lío… Cuando terminé la reunión me revisaron pero no se me había ido la agitación”, prosiguió el presidente.
Macri se hizo cargo personalmente de la demora en informar sobre el episodio, al señalar que “fui yo, que no dije a nadie que me había hecho un electrocardiograma, porque creía que era una pavada que se me iba a pasar”.
Relató que los médicos le señalaron que tras cuatro horas de persistir el episodio, esto “no era grave, pero no era bueno, así que me recomendaron que me interne para hacer una especie de pequeño cortocircuito para que vuelva el corazón” a su frecuencia.
Macri recordó que se negó, porque “para qué, si se me va a pasar, discutí un rato, pero los médicos se pusieron firmes, no tuve más remedio, ahí me llevaron a la Clínica Olivos a eso de las 19:30, y por supuesto me querían dejar internado pero me volví a mi casa, dormí, trabajé el sábado a la mañana y después me fui a mi quinta particular”.
El presidente agradeció “la preocupación” expresada en “miles de mensajes que me llegaron, es muy lindo ver el apoyo. No me termino de acostumbrar a que he perdido grados de libertad, pero siempre mi personalidad ha sido no hacerme el enfermito por cualquier cosa, pero visto que el tema no revestía que yo interrumpa la agenda posterior volví a trabajar”.
Comentó que posteriormente “hubo un enorme debate” entre sus colaboradores en términos de si voy a disminuir o no mi agenda”, pero dijo que “poner en marcha un gobierno con un país parado hace 5 años, no es fácil” y que se sentía “muy comprometido con lo que le prometí a los argentinos y eso me lleva a poner muchísimas horas, pero yo siento que lo he hecho con felicidad”, y que “no se siente especialmente abrumado”. (Télam)

Compartir