Macri puntuó su gestión con un ocho

El presidente, Mauricio Macri, calificó con un ocho su primer año de gestión, negó que vaya a realizar modificaciones en el Gabinete, al tiempo que afirmó que “la reforma electoral no es negociable” y desestimó críticas del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, quien consideró que “expresa un microclima en el cual él vive en Diputados, distinto al del Gobierno y al de la gente”.
“¿Cuánto vale haber evitado la quinta crisis terminal de los últimos 50 años?
¿Cuánto califica haber bajado las tensiones? Los periodistas se expresan con absoluta libertad, el mundo nos abrió las puertas y quiere que al país le vaya bien. Yo me pondría para esta etapa una buena nota. Yo pondría un ocho”, enfatizó Macri, al ser consultado sobre la calificación de su gestión.
En declaraciones al diario La Capital, Macri rechazó que no esté conforme con la marcha de algunas áreas del Gobierno y se mostró “contento, en líneas generales, con el crecimiento que ha tenido el equipo, con el aprendizaje de los ministros” y puntualizó: “No he planteado ningún cambio trascendente. Hoy, más que nunca, estamos convencidos del rumbo que hemos tomado y siento que la gente lo entiende mucho mejor que los dirigentes, que continúan haciendo propuestas demagógicas que entorpecerían el camino de crecimiento”.
Al ser consultado sobre las críticas del presidente de la Cámara de Diputados, advirtió que no las comparte y que “es una opinión de él, en un espacio plural.
No sé si me sorprende o no. El expresa un microclima en el cual vive, que es el de la Cámara de Diputados, que es distinto al del Gobierno y al que la gente vive. Acá, en la Argentina, lo bueno y lo mágico es que el cambio vino de abajo hacia arriba. Y la gente aún sabiendo que el cambio es difícil, es largo, tiene niveles de esperanza como nunca antes y le da un apoyo al gobierno como a ningún otro en América latina. Este es un cambio cultural, un cambio de época. Esto cuesta ser entendido en toda su dimensión”, señaló Macri, quien confirmó que mantuvo un encuentro con Monzó.

Compartir