Macri visita al papa

La cuidadosa selección de la comitiva que acompañará a Macri al Vaticano tiene que ver con el tono más informal y distendido que el gobierno quiere imprimirle al nuevo encuentro con el papa argentino Jorge Bergoglio, luego de la protocolar reunión que mantuvieron el 27 de febrero en la biblioteca privada del Palacio Apostólico del Vaticano.
Según confirmaron a Télam fuentes oficiales, Macri partirá el próximo jueves rumbo a Roma, acompañado por Awada y tres hijas de la pareja: Antonia, que cumple 5 años el lunes; Agustina (de 33), hija mayor del presidente y fruto de su primer matrimonio con Ivonne Bordeu; y Valentina (de 13), que Awada tuvo con el conde belga Bruno Barbier.
Para la cita con Francisco, agendada el sábado 15 a las 10.30 de Roma (5.30 de la Argentina) en el estudio anexo al complejo del Aula Pablo VI, sólo completará la sobria comitiva el embajador argentino ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter.
No obstante, también viajarán con Macri la canciller Susana Malcorra; el secretario de Asuntos Exteriores, Fulvio Pompeo; el secretario de Culto, Santiago de Estrada, y el subsecretario del área, Alfredo Abriani, quienes no serán de la partida en el encuentro con Francisco sino de la ceremonia de canonización del ‘cura gaucho’ José Gabriel Brochero que el Papa encabezará el domingo en la Plaza San Pedro.

Brochero.
Las señales de distensión también vinieron desde Roma: en el gobierno se leyó como una buena y tranquilizadora señal el video mensaje de 11 minutos que Francisco envió a la Argentina el viernes pasado, en el que ratificó que no podrá visitar el país tampoco en el 2017 por compromisos ya asumidos, y en el que pidió a los argentinos que “se ponga la Patria al hombro” y trabaje para crear la “cultura del encuentro”.
“Me parece muy bien que haya adelantado que no viene. Es un año electoral acá y decidir en qué momento viene es algo muy complicado. Razonablemente debería venir después de las elecciones de acá pero, como luego comienza el proceso electoral en Chile, coordinar esas dos agendas es complicado”, admitió Malcorra, conocedora de las prácticas de la Santa Sede de no hacer viajes a países que tienen años electorales.
Es que Francisco siempre pensó en el retorno a su país natal como un viaje apostólico de “unidad” junto con Chile y Uruguay, rememorando el periplo que hizo Juan Pablo II en 1987 por el Cono Sur.
La visita del presidente se da en el marco de la canonización del cura Brochero, quien será elevado a los altares el domingo 16 desde las 10.15 de Roma (5.15 de Argentina) en una ceremonia que será presidida por Francisco en la Plaza San Pedro -que será declarada por el Poder Ejecutivo de “interés nacional”- y para la que llegarán al Vaticano más de 800 peregrinos argentinos.

ETIQUETAS