Macri visitó la Puerta de Brandeburgo

“Este es el presidente que nos representa” o “gracias Mauricio”, fueron algunas de las muestras de afecto que recibió Macri por parte de argentinos que se encontraban en la zona y se vieron sorprendidos por la presencia del mandatario.
Luego de mantener un desayuno de trabajo con el presidente de Mercedes Benz, Volker Mornhinweg, quien se comprometió a instalar en Argentina el centro de operaciones de vans de Latinoamérica, el jefe de Estado decidió dar un paseo a pie hasta el Parlamento alemán, antes de asistir al encuentro que tenía pautado con el presidente de esa Cámara, Norbert Lammert.
El recorrido, que duró unos diez minutos, resultó muy agradable para el presidente y la comitiva, ante las muestras de cariño recibidas, en contraste con la jornada anterior en la que fue increpado por un grupo de manifestantes kirchneristas al grito de “vendepatria”.
Macri se detuvo en varias ocasiones para sacarse fotos con turistas argentinos, familias enteras, procedentes de ciudades como Córdoba y otros puntos del país, que lo abrazaron y besaron, y luego posó frente a la Puerta de Brandeburgo, símbolo de Berlín y del “triunfo de la paz sobre las armas”.
En el camino se mostró animado y distendido y dialogó con su Jefe de gabinete, Marcos Peña, sobre la situación de la selección argentina, y se lo escuchó lamentar la renuncia del ya ex DT Gerardo Martino.

Volkswagen.
Tras su cita en el parlamento alemán, que se encuentra muy próximo a la emblemática puerta de Berlín, Macri se dirigió a la sede de las oficinas de Volkswagen para una reunión con el presidente de la compañía, Herbert Diess. Antes del encuentro, el mandatario posó para tres robots artistas que le hicieron un retrato, cada uno desde una perspectiva distinta y de acuerdo a su propia percepción. Posteriormente, el presidente se trasladará a las Cámaras de Comercio de Alemania, para cerrar el Foro Económico Argentino-Alemán. Su agenda en la capital alemana culminará hoy con una reunión con el presidente de Siemens, Joe Kaeser, y una visita al Centro de Capacitación de esa compañía en Berlín.

Compartir