Más de 400 muertos por un terremoto en Irán

La cifra de muertos tras el fuerte terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que asoló la provincia de Kermanshah, en el oeste de Irán, aumentó este lunes a 407, en tanto que suman 3.950 los heridos, según los últimos datos oficiales.
Las autoridades iraníes movilizaron a todos los cuerpos de seguridad para acelerar las tareas de rescate y de retiro de escombros en las poblaciones de Kermanshah más afectadas por el sismo.
Las operaciones de búsqueda se desarrollan a contrarreloj para intentar salvar a posibles supervivientes y en ellas participan el Ejército, los Guardianes de la Revolución, la fuerza de Voluntarios Islámicos y la Media Luna Roja de Irán.
El vicepresidente de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, Behnam Saidi, explicó a la televisión estatal que se enviaron 19 helicópteros y tres aviones a las zonas afectadas para el traslado de los heridos.
Sobre el terreno están desplegadas también unas 140 ambulancias y miles de efectivos de los servicios de emergencia y otras organizaciones gubernamentales, informó EFE.
Las autoridades establecieron hospitales de campaña para atender las urgencias y para ayudar a los centros médicos de las localidades de Eslamabad Gharb, Sarpol Zahab y Ghasr Shirin, que están colapsados.
Numerosos edificios se derrumbaron y miles de personas pasaron la noche en las calles ante el temor a las réplicas, que se contaron por decenas.
El presidente iraní, Hasan Rohani, visitará en las próximas horas la región, a la que ya se desplazó una delegación encabezada por el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, y en la que participan el ministro de Sanidad, Hasan Qazizadeh Hashemi, y el director de la Media Luna Roja iraní, Ali Asqar Peivandi.
En un mensaje difundido por la agencia de noticias IRNA, Rohani se refirió hoy al terremoto “en gran parte de las provincias occidentales del país, especialmente en la provincia de Kermanshah, que es la tierra de los héroes” y remarcó el “gran dolor y tristeza” que causan al pueblo de su país.
El mandatario iraní aseguró que “desde el comienzo de este doloroso desastre” su gobierno movilizó “todas las instalaciones y recursos del país en instituciones públicas y militares y ONG” para asistir a las víctimas.
El epicentro del sismo se produjo a las 21.18 hora local del domingo (15.18 en Argentina) cerca de la ciudad iraquí de Halabya, en la región del Kurdistán, fronteriza con Irán, a una profundidad de 33 kilómetros.
Las poblaciones más afectadas en Irán son Sarpul Zahab, donde se estima que la mitad de los edificios se han derrumbado, Ghasr Shirin y Azgale.
Las numerosas réplicas, algunas de 4,5 grados, se hicieron sentir en varias provincias del norte, oeste y centro del país, incluida la capital Teherán. (Télam)