Máxima tensión diplomática entre Paraguay y Venezuela

Paraguay presentó hoy una protesta formal ante el gobierno de Venezuela en rechazo a supuestas “manifestaciones ofensivas” del presidente del país caribeño, Nicolás Maduro, en el marco de las rencillas abiertas entre los socios del Mercosur por la presidencia pro tempore del bloque sudamericano.
La Cancillería paraguaya convocó al encargado de negocios de Venezuela en Asunción, Fritz Petersen, a quien se le comunicó el rechazo del gobierno de Horacio Cartes a los “términos despectivos con los que el presidente venezolano se refirió a las altas autoridades nacionales” de Paraguay.
“El señor Petersen acudió a esta reunión y le expresé el rechazo de esta declaraciones despectivas hacia Paraguay y tuve la oportunidad de expresarle que estos términos indignantes distan mucho de la forma que Paraguay se ha conducido de cuando se encontraba aislado del bloque”, comentó al diario ABC el director general de Política Bilateral de Paraguay, Luis Ávalos.
El funcionario dijo que era probable que el embajador paraguayo en Caracas, Enrique Jara, fuera convocado esta tarde a Asunción para informar sobre la situación y agregó incluso que no se descartaba que sea retirado.
Hoy, Maduro insistió en que Venezuela ejercerá la presidencia del Mercosur a pesar de las resistencias de una una “triple alianza de torturadores de Suramérica”, frase con la que aludió a los gobiernos de Paraguay, Brasil y la Argentina.
“Nos persigue la oligarquía paraguaya corrupta y narcotraficante, ahora nos persigue el demacrado Macri de Argentina, fracasado, repudiado por su pueblo, ahora nos persigue la dictadura impuesta por Brasil”, añadió Maduro.
La guerra de la Triple Alianza enfrentó entre 1864 y 1870 a Paraguay con la Argentina, Brasil y Uruguay.
El enfrentamiento terminó con una derrota para Paraguay, que acabó con su población diezmada, una parte de su territorio perdido y una condena a pagar millonarias indemnizaciones de guerra.
La Argentina, Brasil y Paraguay se oponen a que Venezuela ejerza su turno semestral en la conducción del bloque.
Uruguay dio por terminado su período la semana pasada sin que se concretara formalmente el traspaso a Venezuela, que decidió asumir la responsabilidad en forma automática y sin el consenso del resto de los socios. (Télam)