Militares intoxicados: ¿Por qué no usaron máscaras?

EL EJERCITO INICIO UNA INVESTIGACION

El soldado Montiveros mejora levemente pero el sargento Plaza sigue igual. Una fuente reveló a LA ARENA que posiblemente hayan trabajado sin máscaras, lo que podría haber evitado la intoxicación.
Mientras el soldado Marcos Montiveros (25) y el sargento René Plaza (57) permanecen internados en Terapia Intensiva en la Clínica Modelo, luego de haberse intoxicado cuando desobstruían cloacas en el regimiento de Toay, el Ejército abrió una investigación para determinar por qué motivo los uniformados terminaron descompensados en el fondo de una cámara séptica.
Una fuente del Ejército consultada por este diario señaló que existe la posibilidad de que Montiveros y Plaza hayan trabajado sin las normas de seguridad correspondientes para realizar esa tarea, versión que fue desmentida ayer por el jefe del Regimiento de Infantería Mecanizado 6, Teniente Coronel Esteban Andrés Ravioli.
“Tenían arneses, máscaras y todas las herramientas para trabajar desde afuera de la cámara. El aparato que su utiliza para desobstruir se opera desde arriba, por eso no sabemos porqué motivo el sargento terminó abajo. Quizás se descompensó. Todo lo vamos a saber bien cuando Plaza despierte y diga qué le pasó”, dijo Ravaioli.
El jefe agregó que no hubo testigos que puedan dar cuenta si efectivamente los militares estaban trabajando con máscaras y que se inició una investigación interna que está a cargo de un oficial designado por la Justicia militar. Hasta el momento, ningún fiscal de la Justicia ordinaria ha intervenido en el hecho.

Partes.
Ayer pasadas las 20 los médicos de la Clínica Modelo informaron a los familiares y a las autoridades del Ejército sobre el estado de salud de Montiveros y Plaza. Si bien ambos siguen internados en Terapia Intensiva con pronóstico reservado y en un coma inducido, el soldado ha mostrado una leve mejoría. El sargento Plaza, el más comprometido desde el día de la tragedia, sigue igual.
Montiveros y Plaza fueron hospitalizados el miércoles luego de que inhalaran gases tóxicos mientras realizaban tareas de mantenimiento en la red cloacal interna de la guarnición, sobre uno de los lados de la Plaza de Armas. Los uniformados especializados en mantenimiento (son Mecánicos de Instalaciones Fijas) llevaban al menos una semana desobstruyendo cloacas y tuberías.
Aparentemente al abrir la tapa de una cámara séptica, gases altamente tóxicos emanaron y provocaron la descompensación del sargento que cayó (¿o ya estaba adentro?) en un foso rectangular de un metro y medio de lado, por tres de profundidad. El soldado, habría caído después. Gracias a la ayuda de otros soldados y suboficiales que estaban allí se logró rescatarlos. El sargento estaba inconsciente.
Camino al hospital de Toay, los uniformados tuvieron paros cardiorrespiratorios y se salvaron porque sus compañeros les practicaron maniobras de RCP (Resucitación Cardiopulmonar). Desde entonces permanecen internados.