Moro fue al Vaticano y coincidió que Argentina es un país de “consumo” y “producción” de drogas

Roberto Moro coincidió con el diagnóstico trazado por el papa Francisco, quien dijo que, en los últimos 30 años, Argentina pasó de ser un país de “tránsito” de drogas a tener consumo y un poco de producción.
“Coincido con el diagnóstico del Papa, y no soy sólo yo sino trabajos presentados por la Universidad Católica Argentina y otras privadas, además del Observatorio de Prevención del Narcotráfico (Oprenar), que hablan de lo mismo”, planteó Moro en una entrevista con Télam en el Vaticano, donde participó de un encuentro sobre “soluciones” frente al problema “global” de los narcóticos con expertos de más de diez países, que cerró este jueves con un discurso de Francisco.
En ese marco, el titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico dijo que Argentina “está a tiempo aún” de revertir la situación y agregó que “hay que trabajar mirando a los ojos a los que hoy sufren el problema y ofreciendo desde el Estado una mirada mucho más amplia que tenga fuerza desde lo social, desde la educación”.
También, propuso “tomar determinadas medidas en los espacios terapéuticos y en los modelos preventivos que hay que llevar adelante más allá de las urgencias que hay que atender”.

“La mirada en el sujeto”.
“Lo que plantea el Papa es lo que hay que hacer: poner la mirada en el sujeto y dejar de lado la sustancia que es la que tanto daño le hace a la sociedad. Hay que ver cómo incluimos a ese sujeto nuevamente en una estrategia educativa y laboral que es a veces en lo que más fracasamos”, explicó Moro, luego del discurso en el que Francisco puso el énfasis en la prevención y en la rehabilitación “plena” de las víctimas de las drogas en la sociedad.
Sobre el debate en torno a la despenalización, el funcionario dijo que el Gobierno no piensa en esa posibilidad sino en “generar mejor accesibilidad a los servicios, programas preventivos en el ámbito educativo, en el deportivo” y agregó: “Coincidimos en que no es el momento en la Argentina de hablar de despenalización porque le generaría mucho daño a nuestros hermanos”.

Compartir